POESÍA Hallar un respiro que nos separe | Roy Alfonso Vega Jácome


POIESIS

¿qué mayor sabiduría que la de saberse incierto?
lo incierto es lo que contemplo,
lo que huelo en el estigma del acero y el invierno.
es un descenso a través del lago rojo,
un cauteloso distanciamiento de las libélulas y el fuego.
lo incierto es el agua en un recipiente quebrado,
es una esfera que se consume en el granizo:
eres la sabiduría disfrazada de ocaso.
noche sin noches grises,
eres la carga de un trueno silente
yendo hacia los pozos de hedor y perfumes violeta.
un único llanto emerge de las vastas olas,
un único nombre sin voz ni verdor,
una cadena de eslabones desconocidos.
la coraza se sumerge en la sangre y grita,
un conjunto de rayos bajo el eclipse
propaga clamores y náuseas de mármol:
que las palabras no rompan el cántaro que las contiene,
que el cántaro se junte con el cántaro mismo.

(De Rumores de un arpa retorciéndose en la hoguera)


22

y quedó blancura apilada
en indiferente edificio
este sentirme observado
este sentirme atrapado
sin llave ni alfileres
razón inválida para tentar el lenguaje
transcurrir las horas
y romper la nata verdosa del desamor
tropezando en cada escalera
en cada acorde que retaba mis sentidos
quedó blancura apilada
garabateo temeroso
runa indescriptible
ruido mutado en rumor entre las brasas
fuego anormal fuego distinto fuego humano
soy yo y no me reconozco

(De Rumores de un arpa retorciéndose en la hoguera)


POEMA EN EL QUE LA MUERTE EMANA UN INTENSO AROMA A LODO

la muerte se descubre en las cavernas,
en esto que llamamos hogar.
aquí reposan sus gérmenes tibios, sus tentáculos,
su dulce manera de aparecer en los rincones grises.
adopta diversos nombres,
domestica las chispas del fuego que nos ilumina y nos observa,
abre surcos en el pasado,
envuelve nuestros alimentos con su hálito burbujeante.
he oído decir
que es la verdad más poderosa,
que debe ser venerada y temida,
que gracias a ella disponemos de un refugio
construido sobre huesos devorados por la tierra.
algunas noches los hombres más viejos
suelen colocar cráneos vacíos alrededor de las hogueras.
entre murmullos, dicen que las estrellas han cambiado de rostro
y por ello debemos entregarles un presente
que mantenga el equilibrio del encierro.
ellos la conocen mejor que nadie:
varias veces han husmeado sus puertas,
preguntándose cuándo llegará el día en el que compartirán
la quietud de los barrancos.
ella está aquí en este momento, a mi lado,
mientras abro el estómago de una oruga
y unto mis dedos con su sangre.
ella sabe que intento colorear sus mejillas,
que pronto dibujaré sus formas en este muro,
tratando de hallar un respiro que nos separe
o nos vuelva a juntar cuando las hogueras
dejen de observarnos con sus ojos de lince.

(De Muestra de arte disecado)


LA ESCRITURA SIGUE SIENDO UN EJERCICIO DE LAS HORAS MUERTAS... (ARTE POÉTICA)

la escritura sigue siendo un ejercicio de las horas muertas,
un motivo de desvelo y dolor en las sienes,
sigue siendo el acto de tejer páginas y vectores de piel.
(cuando todos callen,
el dilema de las hojas soltará sus cadenas
y el gran diálogo se elevará desde su osario de pétalos.
desnudos seremos testigos de los matices del árbol
y la sabiduría de los insectos.
los planetas alineados como células sonrientes
no dejarán de emitir juicios y sílabas.
las flautas enfermas aullarán de placer
y una catarata de cristales derribará la incertidumbre).
la escritura sigue siendo catarsis,
fuga y construcción de puentes,
imagen y ruptura de los temores,
testimonio del universo que se crea y destruye
en lo que dura el pestañeo más febril.
un mundo al revés:
tal es la categoría más exacta para definir la escritura.

(De Muestra de arte disecado)


ROY ALFONSO VEGA JÁCOME (Lima, Perú, 1988) estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Su poemario Rumores de un arpa retorciéndose en la hoguera (Dedo Crítico, 2014) obtuvo una mención honrosa en el VII Concurso Nacional de Poesía “José Watanabe Varas 2011”, organizado por la Asociación Peruano Japonesa. En el 2015, su poemario Muestra de arte disecado (Ediciones Copé, 2016) se hizo merecedor del Premio Copé Plata de la XVII Bienal de Poesía, otorgado por Petroperú. Textos suyos han aparecido en las antologías Recitales “Ese puerto existe”. Muestra poética (2010-2011) y Versos en el aire V (2016). Actualmente se desempeña como corrector de estilo y redactor cultural.


Ilustración | Luis Vargas 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.