POESÍA Letanía | Ofelia Pérez-Sepúlveda


Era la piedra golpeando la cabeza.
El sonido de las piernas.
El péndulo de ser entre los otros.

Un ojo transitando entre los otros.
Un miedo de caerme de tu espalda
cayéndome y hablándome en lo quedo.
Sintiéndome minúscula, cobarde
el pleno continente de los otros.
El agua revuelta en tu caricia.

Era la piedra.

Lo celebro.

La fuerza y gravedad en equilibrio.

Era toda sinfonía y meditaba
en medio de la franja que divide
de uno y otro lado
la mirada.

De uno y otro lado
rumiándome los ecos, las palabras
los sonidos perennes y falaces.

Era ave tragando las entrañas
del perro que ayer fui corriendo apenas.

Era la piedra.

Un orificio abastecido y orientado.
Era un círculo a destiempo
que caía.

Era el rey
en tierra de tiranos
caóticos
y frágiles.

Era una carta lanzada desde el ojo
hasta su ojo.

Era principio,
resumen,
coordenadas.

Era un átomo en silencio
a punto de romperme.

Era la piedra.

Era tiempo.
Alegoría.
Planetas en disputa.

Era el llanto
metiéndome despacio
entre los otros.

La lengua que enuncia,
se trasciende.

Era hambre, nostalgia
Abecedario.

Era la piedra amorosa
que cargan al exilio.

Era legión
y fiebre de repente.

Era la piedra.

Sonido repetido.

Era Dios y su lejano eco.
Era  revólver.
Espejo era.
Era un dardo de amor
tan reducido.

Poema que forma parte del apartado "Lo mismo el corazón que se desprende", del libro: El cielo de repente. Inédito


OFELIA PÉREZ-SEPÚLVEDA (Guadalupe, N.L., 1970). Escribe libros, produce espectáculos de música, teatro y danza y tiene, en compañía de una socia, una editorial en la que hacen libretas, agendas, stickers, tarjetas, invitaciones y hasta libros. Ha trabajado en muchos lugares, siempre relacionados con la cultura, haciendo radio, entrevistando gente, organizando encuentros internacionales, entre otras cosas. Está orgullosa de lo que hace, pero especialmente, de las becas y premios que le han dado, como uno en Estados Unidos, de la Fundación Rockefeller-Guadalupe Cultural Arts Center, por investigación sobre literatura binacional; otro en la ciudad de México, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, por escribir poesía (2004); uno más que le dio la ciudad en la que nació, Guadalupe, Nuevo León, por promoción cultural (2008), y otro de la Universidad en la que estudió su carrera, la Universidad Autónoma de Nuevo León, por Excelencia en el Desarrollo Profesional (2015). Tiene varios libros de poesía. Uno de investigación, como coautora, así como un libro infantil. Los sueños, es su primer libro publicado para niños y jóvenes.

1 comentario:

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.