Header Ads


OPINIÓN Del sentimiento vaporizador de la vida | Lorenzo Shelley



Mucho se ha dicho ya sobre el terror inmovilizante que nos deja clavados ahí donde lo experimentamos. Producto de un exceso de exterioridad, tan densa que es imposible sobrellevarla como si se tratara de un simple momento pasajero y que por eso necesita que la energía de todo músculo, todo pensamiento, se repliegue hacia el esfuerzo de superar ese momento debilitador.
¿Pero qué hay de su opuesto? El exceso de interioridad que nos vaporiza por toda la sala, un incremento energético tal que requiere que la vivencia íntima encuentre una vía de escape hacia el exterior. Resumido en la paráfrasis de lo que alguien cercano a mi corazón me dijo no hace mucho: “quiero hacer/decir algo genial pero no sé qué”. He ahí la complicación de la energía que no encuentra vía de escape, que juzga insuficientes las actividades, ideas o diálogos que tiene a su disposición. Quienes hemos vivido esa circunstancia sabemos que el malestar que genera es semejante al del miedo inmovilizador.
Tal maldición es, como diría Simmel, un problema dependiente del orden de sucesión: el insight llega antes que el conflicto que debe resolver, es la llegada triunfal de los rohirrim cuando todavía no hay orcos invadiendo el castillo. Alguien enceguecido por la retórica laboral que transforma a los hombres en hormigas obreras podría argüir que es culpa del que padece dicha sensación dado que no se afanó en utilizar su fuerza de trabajo para... algo, lo que sea.
Contrario a esto, considero que lejos de ser un castigo a la holgazanería, la mencionada iluminación sin contenido es más una combinación de saudade y miradas al futuro. Se recuerdan las ocasiones donde el desencanto con el mundo aún no dominaba la visión de la realidad y la exaltación de los sentidos correspondía a un objeto novedoso que se juzgaba sin mayores reservas pero, al mismo tiempo, se piensa en el futuro con la esperanza de que en el seno de la creación propia pueda surgir algo capaz de reavivar las pasiones extinguidas por la mundanidad.
En suma, la mejor forma de anteponerse ante la agotadora situación que se viene tratando aquí es buscando, sin dirección ni exigencias.

Foto de Nik Shuliahin en Unsplash
▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁ 
LORENZO SHELLEY. Nació en el Ciudad de México, creció en sus alrededores. Es estudiante de tiempo completo en la Facultad de Psicología, Ciudad Universitaria, UNAM. Cursa la licenciatura en las áreas de Psicobiología y Neurociencias y Procesos Psicosociales y Culturales. También se considera apasionado de la filosofía, la vida cotidiana, el amor, la literatura y los videojuegos, además de ser aficionado del cine, la televisión, la música (como escucha o como pésimo pianista) y el anime. Ocasional merodeador de museos. Ferviente creyente de que el aprendizaje puede surgir de diversas fuentes.

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.