Header Ads

CULTURA DIGITAL La obra de Damián Ortega, entre la transformación y la disfunción | Luisa Fernanda Seceñas Pineda


Damián Ortega nació en la Ciudad de México en 1967 y es un artista visual mayormente reconocido por su obra The Cosmic Thing (2002). Ha vivido entre México y Berlín desde el 2006 y actualmente presenta sus exposiciones a nivel internacional. Algunos de los museos en donde se han expuesto sus obras son Museo Reina Sofía, Madrid (2016); Casino Luxembourg and Malmö Konsthall (2016); Pirelli Hangar Bicocca, Milan (2015); Museo de Arte Moderno, Rio de Janeiro (2015); Museo Jumex, Mexico City (2014); The Curve, Barbican Center, London (2010); The Institute of Contemporary Art, Boston (2009); and Centre Georges Pompidou, Paris (2008).

OBRA

Controlador del Universo (2007)
Su obra es reconocida por estar inspirada en los pintores mexicanos Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. A pesar de que ahora es conocido por ser un artista visual, Ortega empezó siendo un dibujante satírico para distintos periódicos y revistas mexicanas. Paulatinamente empezó a trabajar haciendo esculturas, instalaciones y videos en los talleres de Gabriel Orozco.

Puente (1997)
Hoy en día, Ortega es conocido internacionalmente; sus exposiciones se inspiran en objetos simples de la vida cotidiana, lo cual es conocido como el característico "travieso proceso de la transformación y la disfunción" y también porque explora las situaciones económicas, estéticas y culturales específicas.

The Cosmic Thing (2002)
Su principal obra es The Cosmic Thing (2002), en el cual se muestra un Volkswagen Beetle desarmado y él lo volvió a armar pieza por pieza pero ahora suspendiendo cada una por cables en el aire, según el manual de instrucciones de un mecánico. Esta escultura fue una nueva forma de ver el 'coche del pueblo' el cual fue inventando en la Alemania nazi y que ahora es producido en masa en México.

________
LUISA FERNANDA SECEÑAS PINEDA. Alumna del último semestre de preparatoria, Colegio Aleman Torreón.

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.