Cultura inquieta acaba de publicar Eros, Hades y Afrodita en las fotografías oníricas de Laura Makabresku. Laura Makabresku es un fotógrafa hecha a sí misma y amante del analógico que crea su obra por mera intuición. Su trabajo es considerado una metáfora entre la sensualidad y la muerte.

Cuando hablamos de sus fotografías, nos viene a la mente delicadeza, suavidad, feminidad, frío, fragilidad, pero, sobre todo, sensibilidad. Un mundo onírico a caballo entre la condición etérea del cuerpo humano y la oscuridad y tenebrosidad de nuestras pesadillas más internas.

Laura Makabresku nació en 1987 en Cracovia, ciudad en la que reside actualmente. Además de artista visual, estudia literatura y escribe cuentos de hadas para niños. Imaginamos que esta segunda vocación ha tenido mucho que ver en su percepción de la fotografía, disciplina donde mezcla situaciones cotidianas con la magia de lo insólito, para generar pequeñas historias cuyo contenido conceptual parece cabalgar entre dos mundos: el real y el fantástico. Con una docilidad que roza lo extremo, Makabresku tiñe la muerte de una melancolía irresistible y nos invita a pasear por un imaginario en el que el erotismo, la inocencia y las experiencias sensoriales se aglutinan en una narrativa sutil y abrumadora. (Texto de Rocío Montoya en DOZE)

Bitácora de vuelos los invita a conocer su blog personal y también a conocer su trabajo más reciente.