Los perros son nuestra unión al paraíso. No conocen los celos, el mal o el descontento.
Milan Kundera

He pasado varias tardes observando la respiración de una de mis perritas cuando esta dormitando, cuando lo hago recuerdo cuando ella llegó a nuestras vidas, puedo decir que se convirtió en otro miembro de la familia, pero también me es inevitable pensar que de eso tiene más de diez años. Veo sus ojos y siempre trato de descifrar qué hay detrás de ellos, parecieran dos ojos de agua donde puedo beber un poco y calmar mi sed de paz, sólo ella puede transmitirme la confianza de que todo se irá acomodando.
Cuando en casa se tienen mascotas se aprende a amar de otras maneras, ensayamos a comunicarnos con otros códigos y a respetar sus necesidades y tiempos. He pensado que mis perritas han dado a mi vida otro giro de existencia; cuando mi hijo se mudó a otra ciudad, comprendí que nada era eterno, y más, que cada uno tiene sus propios senderos y sus propias decisiones. Kyra y Lula han escuchado mis soledades y mis alegrías, saben de mis temores y de mis retos, con ellas es ineludible no sonreír, están ahí con una locura inmensa cuando abro la puerta de la casa.

Debido a la alegría del perro, nuestra propia se incrementa. No es un pequeño regalo. No es la razón más mínima por la que deberíamos honrar y amar al perro de nuestra propia vida, y al perro de la calle, y a todos los perros que aún no han nacido. ¿Cómo sería el mundo sin música o ríos o la hierba verde y tierna? ¿Cómo sería este mundo sin perros?.[1]

Cuando nosotros convivimos con nuestras mascotas liberamos oxitocina, sí, esa hormona que dicen emana amor, yo creo que sí, o es que ustedes ¿No se han descubierto charlando con ellas o bien cuando están un tanto tristes, éstas los miran de un modo tan dulce y solidario que ustedes saben que les entienden? Quizá quien ahora me lee dirá que estoy un tanto pirada, pero, qué importa si lo que siento es tan real que hasta me he atrevido a hablarle al oído para que pueda sentir las palabras.

Aquí en tu reino de serenidad y silencio, donde la voz humana nunca se oye,
converso en el oscurecer y entro profundamente en tu mediodía.
Tú me has conducido a tu habitación, donde existe el tiempo que nunca se pone.
Un presente continuo preside nuestro diálogo, en el que el hablar es el tuyo tan sólo.
Yo callo y mudo te contemplo, y me yergo y te miro. Oh, cuán profundos ojos conocedores. [2]

Leía un estudio de divulgación científica que mencionaba que cuando uno acaricia a su perrito (u otra mascota) la presión arterial y la frecuencia cardiaca disminuye y estabiliza. Por eso cuando salgo a la calle y veo grupos de perros callejeros me da por pensar que varios humanos están perdiendo la oportunidad de ser amados de una manera inimaginable, sí, me anoto otro tanto para que imaginen que alucino, pero si ustedes vieran cómo mueven sus colas cuando les hablo de manera cariñosa o cuando me tumbo al suelo con ellas y les digo que son las más hermosas de este planeta sé que dirían que tengo razón.
He pensado que existimos personas que nos hacemos bolas con las palabras cuando queremos decir algo y cuando veo a los perros siento que me dicen más, aunque no hablen mi código humano. Pablo Neruda, Virginia Woolf, Byron, Alexaindre, Capote, Steiner, M. Anne Evans, Mann y otros escritores le han dedicado letras a sus compañeros perrunos, sé que mi editora tiene un gato y ya haré una entrada dedicada a ellos, sólo que en estos días me ha dado por pensar como Míster Bones en Tombuctú, que todo existe mientras nos tengamos, después, ya podré pensar en ese otro universo paralelo o en un cielo dedicado a ellos, porque quién más lo merece que esos pequeños cuadrúpedos que nos han salvado de tantas y tantas malas pasadas.

Recomendamos que lean:
Auster, Paul. Tombuctú. Booket, México, 2012.
Uribe, Álvaro. Autorretrato de familia con perro. TusQuets. México, 2014.

____________
[1] Mary Oliver. Dog Songs. Penguin Random House. 2013.
[2] Vicente Alexaindre. Retratos con nombre. El Bardo. 1965. 


Contactános
Correo electrónico: itasavi1@hotmail.com
Facebook: Blanca Vázquez
Instagram: itasavi68
Twitter: @Blancartume  

Imagen de StockSnap en Pixabay