CULTURA DIGITAL La promoción de la lectura y palabralab.com | Nadia Contreras


El 9 de julio palabralab.com (http://www.palabralab.com) invitó a los usuarios de las redes sociales a embarcarse en una aventura lingüística: inventar una #nuevapalabra. La campaña, que concluyó el 7 de agosto, buscó recopilar a través de las redes sociales (Facebook y Twitter) palabras existentes o no y modificadas a través de este reto lúdico, divertido. #nuevapalabra fue un proyecto de Adelaida Jaramillo, directora de Palabra Lab y Ciudad Mínima, que ha incorporado las herramientas del marketing a la gestión cultural y a la enseñanza. La intención: conformar un diccionario virtual y la creación de textos (cuentos, poemas…) por parte de los escritores Patricia Esteban Erlés (España), Raúl Brasca (Argentina) y el ecuatoriano Ernesto Noboa, cuyo seudónimo es Jota Kintana.

La mecánica fue la siguiente: Ingresar a www.nuevapalabra.com, se aceptaban las condiciones de la aplicación vía Twitter o Facebook y una vez dentro se escribía la palabra y su significado. Una vez enviada la #nuevapalabra se recibía un certificado de autenticación. Una vez cerrado el registro de palabras, se pasó a revisión de cada participación y el libro quedó listo para entregarse al cierre del IV Festival Ciudad Mínima en la Feria del Libro de Guayaquil, Ecuador (12-15 de agosto).
Sobre la campaña #nuevapalabra, literatura, difusión y redes sociales, le pregunté a Adelaida Jaramillo, quien ahora encabeza la promoción de la lectura en Guayaquil y lleva, a través de Ciudad mínima (http://www.ciudadminima.com) el festival de micronarrativa. 

NADIA CONTRERAS: Háblame un poco sobre la historia de palabralab.com y de la campaña #nuevapalabra.
ADELAIDA JARAMILLO: palabra.lab nace para promover la lectura y escritura en niños, sin embargo en el camino me doy cuenta que los adultos son un grupo desatendido. Muchos de ellos, por ejemplo, se privan de entrar a un club de lectura crítica porque lo que buscan es reencontrarse con el hábito de leer. #Nueva palabra surgió a partir de un taller de lectoescritura que dicté a un grupo de chicos de una agencia de publicidad. Como parte de las tareas estaba armar un proyecto para motivar a leer o escribir a un grupo de personas que no lo hiciera como primera opción.  Presentaron varios proyectos y el que terminamos por afinar fue #nuevapalabra. Es una campaña que está en una etapa inicial así que no puedo develar cuál es el siguiente paso, pero seguiremos escuchando los ecos de ella.
NC: Limitaciones y alcances de este tipo de proyectos digitales.
AJ: La primera limitante que veo en estas apuestas, es que aún existe un universo muy importante de personas que no tienen acceso a internet; la otra, es que por el hecho de ser productos digitales, se descalifiquen inmediatamente. Sin embargo, como motivador de lectura, palabra.lab ocupa un lugar privilegiado, se le identifica de manera positiva y la retroalimentación de lectores que tenemos es importante.
NC: ¿Y los puristas, en cuanto a lenguaje se refiere, cómo consideras que enfrentan el uso de estas herramientas?
AJ: Los puristas siempre van a cuestionar el uso de redes para difundir arte; si espero a que me den su aprobación no haría nada. Pero más que los puristas, son las propias redes y las personas que las usan. Son arma de doble filo. Nos exponemos demasiado y la gente suele armar una película con tu vida y tus actividades. Hay quienes se acercan porque les gusta lo que haces, y quienes, para lanzarte una piedra.  Debemos saber cómo lidiar con eso y seguir trabajando.
NC: ¿Libro físico o digital? (es curiosidad)
AJ: Los dos. Caemos en ese debate cuando el fin es el mismo. El papel me gusta más, pero lo digital, te permite llegar más lejos. Esta pelea es un empate.

Adelaida (recupero algunas de sus palabras dichas para Diario EL COMERCIO [1]) siempre trabajó en marketing, desde que se llamaba publicidad. Y antes había estudiado Diseño de Modas; tuvo un ‘atelier’ de alta costura y una marca de ropa para perros. Ahora hace marketing literario, que es algo que la motiva a levantarse todos los días. Que un niño al final de un taller le pregunte qué más puede leer del escritor que acaban de leer, le paga todo el camino recorrido.
Algunas de las palabras que podemos leer en el diccionario virtual de Nueva Palabra, son: Limonear: acción de agregarle limón a las comidas; Almerienda: la segunda comida del día, pero se toma tan tarde, que ya no es necesario cenar; Orejasmo: que es la "sensación de placer al escuchar una canción excelente".






Twitter: @contreras_nadia
También puedes leer este texto en la revista La Vereda 

/Portada/+/RevistaBitácoradeVuelos/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.