TEXTOS CARDINALES Reducción del infinito, 2002 [fragmento] | Ida Vitale


VÓRTICE

La hoja en blanco
atrae como la tragedia,
traspasa como la precisión,
traga como el pantano,
te traduce como lo hace la trivialidad,
te engaña como sólo tú mismo puedes hacerlo.
Atrapa con la dominación del delirio,
encierra todo el dolor
o la ya tan difícil exaltación.
Sobre todo cumple pretorianamente
tu encomienda: te veda
la justicia por propia pluma.


PARÉNTESIS, CASA FRÁGIL

Cuando la cerrazón arrecie
abre paréntesis, signo tibio,
casa frágil
que no tiene más techo
que el cielo imaginado
(aunque sea adusto, ácido, aciago,
si es otro quien lo abre),
piensa dos manos
que protejan tu rostro,
de veras miren dentro de ti,
agrupen sol contra el invierno,
sol y solvencia humana.
Aunque debas cruzar
bosques de tiempo,
pisar tantas hojas secas
en el suelo de la memoria,
cuidar no ser tragado
por zanjas de sorpresiva erosión,
búscate en el paréntesis,
como en palabras para siempre calladas.


CON LA MUERTE EN LA LENGUA

Lengua del mundo, acorralada:
cuánta muerte recibes, nos destinas.
De a gotas te desangran, vigía ciego,
agrandan el vacío, ya no en tu gruta:
al par de la intemperie.
Nefastas voces
que ya no te requieren,
tejen aboliciones, atropellos.
¿Se habrá perdido el tiempo
y el espacio y el modo
de sostener el sueño
para el que toda una estirpe
          se creyó señalada?


TRADUCIR

Alguien desborda,
al centro de la noche.
Ante un orden de palabras ajenas,
rebelde sometido,
ofrece el canto de toda su memoria,
las reviste de nueva piel
y con amor
las duerme en nueva lengua.

              Apagada la luz,
el viento se pregona entre los árboles
y junto a la ventana hay frío
y la certeza de que todo paisaje
adentro se interrumpe
como frase que alcanza la madriguera
del terrible sentido.
            No hay dispuesto
en el yermo
          un benévolo guía.

Los pasos son a ciegas,
el cielo sin estrellas.
Y el pensamiento anticipa las fieras.


SOL O LLAMAS

No abuses, sol, de nuestras equivocaciones.
Horrendas calles sin árboles construimos,
playas incendiadas que no salva ningún próximo mar;
signo tras signo, depreciamos la atmósfera,
las prodigiosas capas del aire
cuyas gasas velaban nuestra suerte.
Si tendemos las manos hacia ti,
si en la frente aceptamos tu fuego,
una piel que se seca, se envenena, muy pronto
será polvo, es nuestro triste premio.
Brillas, Vivasvant, sin obstáculos.
Ahí estás como meciendo santo
y simplemente esperas.


Poemas de Poesía reunida, 1960-2017 (Tusquets, 2017). 

▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁
IDA VITALE. Poeta y crítica uruguaya nacida en Montevideo en 1924. Vivió en México de 1974 a 1984, radicándose definitivamente  en Austin, Texas, desde 1989. Además de poeta, es autora de artículos periodísticos y de crítica literaria, así como de numerosas traducciones. Parte de su obra está contenida en los siguientes volúmenes: «La luz de esta memoria» en 1949, «Palabra dada» en 1953, «Cada uno en su noche» en 1960,«Oidor andante» en 1972,  «Jardín de sílice» en 1980, «Parvo reino» en 1984, «Sueños de la constancia» en 1988, «Procura de lo imposible» en 1998, «Reducción del infinito» en 2002, «Plantas y animales» en 2003, y «El Abc de Byobu» en 2005.  

Imagen | ABC

OPINIÓN ¿Por qué los libros son más que libros? | Luisa Seceñas Pineda

Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee, vive solo una.
George R. R. Martin
En conmemoración del día internacional del libro ( 23 de Abril) les comparto mi reflexión sobre el por qué los libros no son sólo libros, sino parte de nosotros mismos.
            Un libro es un conjunto de hojas de papel, sean manuscritas o impresas (ahora también hablamos de páginas electrónicas), unidas por su lado izquierdo, normalmente encuadernadas. Pero en lo personal, un libro no son sólo hojas; son todas las emociones, las enseñanzas, los conocimientos, los consejos y las anécdotas que dejan. 

Jorge Méndez Blake, El Impacto de un Libro(2007) 
Muchas personas consideran que los libros son aburridos y son utilizados para la escuela o el trabajo; que son adorno. También, muchos consideran , que leer es algo completamente innecesario ya que todo lo que necesitas saber "lo aprendes en la escuela o en la vida diaria". Por desgracia, vivimos en un país en el que la "gente culta" no necesita leer y por eso nuestro porcentaje de libros leídos en un año es 3.8% (INEGI, 2017).
           La foto de arriba es una obra de arte del mexicano Jorge Méndez Blake, conocida como "El impacto de un libro", y representa exactamente mi punto de vista. Al momento de leer un libro (sea de superación personal, de fantas
ía, de negocios o de historia) aprendemos algo nuevo, en cualquier sentido y esto nos hace salirnos del margen en que vivimos todos los días. Un libro tiene el poder de hacernos ver las cosas de diferente manera y cambiarnos por completo.
            Un libro es un compañero de historias, con el cual compartimos risas y lágrimas, enojos y berrinches. Para finalizar, les propongo la siguiente frase de Tomás Eloy Martínez: "Somos los libros que hemos leído. O somos, de lo contrario, el vacío que la ausencia de libros ha abierto en nuestras vidas."

▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁
LUISA SECEÑAS PINEDA. Alumna del último semestre de preparatoria del Colegio Aleman.

CULTURA DIGITAL Los libros: algo más que sólo papel | Denisse Muñoz Pérez


El 23 de abril es el Día Internacional del Libro, fecha promulgada por la UNESCO en memoria de tres grandes escritores: Miguel Cervantes de Saavedra, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega. 

CURIOSIDADES ACERCA DE LOS LIBROS 

Al comienzo de la historia del libro, se escribía en piedra y arcilla. Entre 7000 y 4000 a. C. surgió y se desenvolvió la escritura. Para poder escribir se utilizaban piedras, tablas de madera, huesos y otros materiales. El papiro se utilizó después como forma de escritura y en él se escribía. En forma de rollos era como los libros se leían. Los rollos llegaban a medir hasta 10 metros, y en ellos se escribían y se plasmaban historias extensas que llegaban a medir hasta 40 metros como es el caso de la historia del Reinado de Ramses III.
            El papel se invento en China, alrededor del siglo I, se imprimía sobre el papel con la técnica de xilografía, mientras se tallaba una matriz que se rellenaba con tinta y de ahí se prensaba al papel.
            El primer libro en braille se publicó en 1837. El sistema braille fue creado por Louis Braille en 1829 y se fue modificando con los años. El Institute for Blind Youth publicó el primer libro llamado A brief History of France en braille en 1837. 
            El libro más largo del mundo, según el Libro Guiness de los Records, es la novela de En busca del tiempo perdido con aproximadamente 9, 609, 000 caracteres.



DEFINICIÓN Y ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA LIBRO

Definición: Es un documento escrito, su función principal es preservar y transmitir información, saberes y conocimientos.
Etimología: La palabra libro viene del latín liber. Se refiere a la corteza de la planta con que se construía el papel.


LOS LIBROS ELECTRÓNICOS

A continuación tomo un par de párrafos del artículo "Libros digitales en México y en el mundo" de Ana Cecilia Escobar, publicado en el sitio Daily Trend. El texto se relaciona con el surgimiento de los libros electrónicos y la manera en que han evolucionado en Estados Unidos, en México, para finalmente, formar parte de las librerías más importantes en lengua española. 
            Ana Cecilia pone de relieve la disputa entre ambos formatos: "con la llegada de las tabletas o lectores de e-books, muchos declararon la muerte del libro impreso. Aunque su aparición data de mediados de los años 90, no fue hasta el siglo XXI que se popularizó, con todo y sus tiendas especiales y dispositivos para facilitar su lectura. Sin embargo y a pesar de su éxito, el terror por la desaparición del libro de papel empieza a disiparse; aparentemente el mundo es lo suficientemente grande para ambos".
            La autora nos ofrece el panorama de Estados Unidos que entre 2011 y 2012, se convirtió en el mercado principal del mundo en consumir libros digitales. "El 21% de la población ha leído un libro digital completo. Los dueños de lectores de ebooks son mayores lectores que aquellos apegados al papel: en promedio leen 24 libros al año contra 15 de lectores tradicionales".
            Nuestro país, apunta la autora: "apenas empieza a acercarse al mercado de los libros digitales. Tan es así que la Cámara (Caniem) no tiene cifras sobre su venta y hasta 2011 el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe reportó que sólo el 1% de las editoriales han publicado en ese formato con 40 títulos apenas.

ALGUNAS LIBRERÍAS DE FORMATO ELECTRÓNICO: 

1. Gandhi


▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁
DENISSE MUÑOZ PÉREZ. Alumna del último semestre de preparatoria, Colegio Aleman Torreón.

POESÍA VISUAL Piezas poéticas de Josep Sou

Qüestió de polisèmia. J. Sou 2018 (21 x 29'7)
Josep Sou, Alcoi (1951). Estudia Filosofía y Letras en Valencia y Salamanca. Doctor en Bellas Artes por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Profesor de PINTURA URBANA desde 2002 a 2013 en la misma universidad. Ha publicado, entre otros muchos, los siguientes libros de poesía: L’estança.Camins en la pintura d’Antoni Miró, València 1992; L’enigmàtic valor dela ics, Alacant 1993; Concert d’aigua, Alzira 1997; Ma nontroppo, Barcelona 2006; Ivarca, Alacant 2008; Perbreviter, València 2011; Cantabile con fuoco, València 2015; Fills del sol i de la lluna, Navarrés 2016; Cantata, Málaga 2017. 
También ha publicado el ensayo: Bartolomé Ferrando. La fracturadels marges poètics, València 2008. Su trabajo de música visual: Música contra el dolor I,II III, ha sido publicado en un CD, por Logisprimt en Alcoi el 2011. Publica De fil de vint, Performances poètiques nº 2, en la editorial Electrónica de la UMH, Elche 2013. Numerosos catálogos y antologías de poética experimental recogen las exposiciones que, en esta disciplina creativa, realiza el autor.

Carpe Diem. J. Sou 2018 (21 x 29'7)

El rostro de la poesía. J. Sou 2018 (21 x 29'7)

Estación de penitencia. J. Sou 2018 (21 x 29'7)

La carcoma. De la serie Letras. J. Sou 2017 (29'7 x 21)

Ópera Prima. J. Sou 2018 (21 x 29'7)

Anal-gésico. J. Sou 2018 (29'7 x 21)

OPINIÓN Cancún y la cultura del olvido | Mauro Barea


El domingo 5 de junio de 2016, tras los primeros resultados de la elección de gobernador de Quintana Roo, un ambiente de júbilo se propagó por todo el estado. Una de las administraciones estatales más nefastas de los últimos tiempos en México había llegado a su fin. Era el principio del fin para Roberto Borge, pues con un candidato excluido de su mismo partido, le habían arrebatado la gubernatura al PRI, por primera vez, en la corta historia del estado.
¿Por qué comienzo con este acontecimiento? Porque Quintana Roo, y en especial Cancún, vivieron durante el borgismo una época de oscurantismo en lo referente a «prensa libre», maniatada, amenazada —y muchas veces pagada— en una simbiosis de censura sistemática y dependencia económica que se agigantaría con el paso de los años. Por ende, la cultura fue rebajada al mínimo institucional: en 2012 la Secretaría de Cultura, sin el mínimo reparo de la opinión pública e intelectual, se convirtió en Subsecretaría de Cultura, dependiente de la Secretaría de Educación. No hubo señalamientos ni críticas, consecuencia de la censura de la que previamente he hablado. Y es comprensible; en aquellos tiempos, hablar contra el gobierno borgista era sinónimo de arriesgar el pellejo.
            Aunque tras el derrocamiento de Borge la libertad de prensa fue «restaurada» de cierto modo, hoy las cosas no son tan diferentes del oscurantismo cultural del periodo borgista: en julio de 2017 la Subsecretaría fue disuelta finalmente y convertida en Instituto de Cultura y las Artes (ICA)[1]. Su sitio web se siente vacío: pocas opciones y a duras penas asoma la literatura en el área de «Productos culturales» en su menú, en donde sí figuran musicales y «espectáculos genéricos» que pueden figurar sin ningún problema en actos políticos de cualquier índole.

Esto indica que el aparato estatal, a pesar de unas elecciones esperanzadoras, sigue sin tener mucho interés en la literatura y su desarrollo.

Preguntando con amigos muy cercanos de las altas esferas políticas y culturales en Chetumal, me indicaron dos cosas: no hay dinero, «Borge lo dilapidó y vació las arcas» y como dije, el periodo oscurantista engulló sin compasión este rubro. La segunda cosa es que la gran mayoría de burócratas continuaron con la misma inercia detrás de sus escritorios: prácticamente son los mismos del sexenio (o incluso sexenios) pasados. Prueba de eso es que algunos periodistas hoy siguen siendo blanco de amenazas por funcionarios criticados por su trabajo[2]. Muchas de las personas que trabajan en las dependencias de Cultura juegan al burócrata ilustrado e intentan sobrellevar una administración cultural que no se ha cansado de llevar ese mismo rol a lo largo de los mandatos.

Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, fue capturado en Panamá, el 31 de de mayo de 2017. Se le acusó por delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita.
¿CÓMO SE COME LA CULTURA EN CANCÚN?

Ahora desentendámonos de las cuestiones políticas. Entremos por un momento en el mundillo engañoso y frío de las encuestas y gráficos. En 2015, Casa del Libro México realizó una encuesta de acceso a la lectura[3] donde Quintana Roo se sitúa en buena posición: el 86 % de la población tiene acceso a los libros en cualquiera de sus formatos, papel o digital. Lamentablemente, para 2015 la Encuesta Nacional de Lectura levantada por Conaculta no toma muestras por estados, pero ciñéndonos a la anterior inmediata (2010), en enero de 2014, se publicó en la prensa local que en Quintana Roo que el promedio de lectura anual era de 1.3 libros por año[4]. Aquí algo no anda bien, 86 % podemos tomar un libro, pero solo leemos poco más de uno completo al año. ¿Qué pasa?
Este curioso fenómeno solo puede ser comprendido desde adentro. Salir a comprar un libro en Cancún no es complicado. Como en cualquier urbe, existen en las plazas comerciales librerías cuyas franquicias son conocidas a nivel regional y nacional, y aún perviven dos librerías de viejo en el centro de la ciudad. Cada que visitaba estas librerías en particular, sentía ese aire de soledad al que terminé acostumbrándome mientras recorría las estanterías llenas de polvo y páginas amarillentas. «Mi clientela es muy selecta, viene la misma gente a comprar y preguntar por algún libro hoy inconseguible o edición tal» me decía amablemente la dependiente de una de ellas.
Las presentaciones de libros en Cancún generalmente suceden en los límites de la clandestinidad, y es en las librerías de viejo donde suelen recalar estas ediciones únicas de autores locales o regionales. Eventos culturales en universidades se quedan al margen del habitante promedio, y hay que estar muy atento de las invitaciones que sueltan por las redes sociales, porque no hay mayor difusión. Pondré un ejemplo: en 2015 —en el apogeo del borgismo—, la Universidad del Caribe organizó una presentación de autores chinos con traducción simultánea. Entre estos autores estaba Zhang Jie, una icónica escritora y bandera feminista de su país, cuyo nombre suele sonar para el Nobel. No hubo cobertura alguna en la prensa local ni en columna cultural alguna (a excepción de la columna que llevaba en un periódico local donde señalé precisamente la poca atención).
Sí, las opciones están ahí: la noble e inclusiva Casa de la Cultura y sus talleres de escritura, artes plásticas, dramáticas y danza; el planetario Ka’yok’ junto a esta misma Casa ofrece proyecciones y actividades relacionadas con la astronomía y la naturaleza. Hay un Instituto de Cultura que alberga Bienales de Artes Visuales, exposiciones y teatro. Micrófonos abiertos a la cultura, también los hay en la radio local, con personas realmente interesadas en su difusión en casi todas las difusoras. Revistas culturales como Gaceta del pensamiento y Tropo a la uña continúan publicándose en papel. Los colectivos culturales se reúnen, autopublican, organizan eventos en hoteles, bares y en casas particulares, y extienden invitaciones por las redes sociales. La cultura bulle, pero no se establece, y a lo largo de la historia de la ciudad ha sufrido muchas irregularidades que, como ya vimos, a nivel de instituciones, no ha presentado ni presenta actualmente muchas bases a las cuales asirse.

«CADA QUIEN POR SU LADO»

En eso hay que ser enfáticos, la producción de cultura en esta ciudad —y a buen seguro en la mayor parte de Quintana Roo— tiene su mayor mérito en esfuerzos independientes y en exclusiva del impulso que pueda darles el artista o colectivo en turno.

Como podemos comprobar hoy, a pesar de sus encomiables misiones, muchos de estos esfuerzos han sido conducidos a la ruina. Eso también parte del poco interés en una historia, en una sociedad que no se puede identificar, y que no se inquieta por su propia cultura.

Muchos se marchan cuando llega el hastío y aburrimiento, se termina el contrato laboral, la temporada baja de ocupación turística es demasiado cruda o los asustan las rachas del primer huracán. Quintana Roo, en especial su zona norte, está construida sobre una población flotante y en constante migración, y ese es uno de los principales factores por los que las encuestas y estudios no cuadran.
El último estudio editorial de Cancún lo realizó la revista del Centro de Creatividad Literaria Tropo a la uña[5]: en un lustro, de 2009 a 2013, solo hubo 28 libros publicados en Cancún. Hoy no disponemos de datos exactos, porque, fuera de Tropo, simplemente no hay interés para hacerlo.
            Derivado del importante lastre institucional, no existe un fondo editorial efectivo en Quintana Roo, y al menos a nivel municipal, la respuesta repetitiva es que no hay recursos para editar un libro. El periodo oscurantista también acabó con una Casa del Escritor que existió en Cancún desde fines de los 90 hasta mediados de la década de 2000.
Si pensamos como un consumidor cultural, actualmente en Cancún, no hay tiempo para sumergirse en la memoria. Hay que atender, asistir, transportar, alimentar, entretener al turista y cargar sus maletas, confortarlo y darle palmaditas con la mejor sonrisa; ir con el presente, correr antes de que este nos deje atrás. Al final del día, el cancunense tiene que pagar las facturas y convivir con la soledad y la extrañeza. Y alternar el paraíso con la añoranza de la tierra distante de donde uno provenga.
La historia de Cancún es breve pero compleja: un experimento que nació en los laboratorios del Banco de México a finales de los sesenta, y que, junto con otras ciudades, fue creada casi de la nada con un objetivo: abrir nuestro país al mundo; y debo decir que no solo ha sido exitoso, sino que ha rebasado con creces números y estadísticas, aunque hoy se encuentre en franco declive frente a la Riviera Maya. En cuando a la cultura, ¿qué perspectiva puede haber? A final de cuentas, en este Cancún donde nací, eso que llamamos cultura se sostiene hoy en día precariamente como una carpa que amenaza con caerse a cada momento, y cuando el último artista, pintor, escritor o aspirante a serlo se canse de sostenerla, caerá en definitiva y ya no habrá rescate posible. Todos habremos ya emigrado.

▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁ 
MAURO BAREA (Cancún, 1981). Estudió la Maestría en Creación y Apreciación Literaria en el IEU Puebla. Finalista en el I Premio Hispania de Novela Histórica de Madrid y consultor del documental sobre Gonzalo Guerrero Entre dos mundos; publicado en la antología infantil Mi mejor amigo (Editorial Verbum, Madrid, 2015). Fue articulista para la Revista Pioneros, publicación historiográfica de Quintana Roo (2011-2015). Estuvo a cargo de la columna Desde Ninguna Parte para el periódico Quintana Roo Hoy, con temas culturales y sociopolíticos (2015-2016). Finalista y antologado en el Certamen Relats d' amor del Adjuntament de Constantí (Tarragona, 2017) y finalista del V Concurso de Microrrelatos del Ateneo de Mairena (Sevilla, 2017).

______________
[1] https://www.icaqroo.com/es/
[2] http://www.periodistasquintanaroo.com/principales/amenazan-a-reportero-y-senalan-al-director-de-cultura-en-chetumal/
[3] http://archivo.eluniversal.com.mx/cultura/2015/acceso-a-la-lectura-en-mexico-1092741.html
[4] http://sipse.com/novedades/los-quintanarroenses-no-son-adictos-a-la-lectura-71179.html 
[5] Cancún, una literatura invisible, p.12. http://issuu.com/tropoalauna/docs/tropo_1_electr__nica

DE AQUÍ Y DE ALLÁ Reseña del libro El gigante enterrado, de Kazuo Ishiguro | Manuel Vazquez


Todo está siniestramente tranquilo y eso me inquieta.Kazuo Ishiguro en El gigante enterrado (Anagrama, 2016)
A lo largo del tiempo, los recuerdos enmarcan millares de sensaciones y cualidades expresivas que hacen de nuestras ambiciones, ejes de elegancia o pasión, claro está, según sea el caso del extravío sentimental.

En este libro que podría ser la piedra angular de la narrativa de Kazuo Ishiguro

En este libro que podría ser la piedra angular de la narrativa de Kazuo Ishiguro, el medievo expresivo, refleja las necesidades de una sociedad que se ha visto sumida en la pesadez del olvido, esto hace, que las circunstancias medulares sean distribuidas en espacios concretos donde el amor lucha por recordar un espacio remoto, y es aquí donde se forjan los espacios primordiales de la narrativa inquietante de este libro. 

        
Caminar por las tierras áridas de una región que se ha visto azotada por interminables sucesos, hacen que el pasado remoto sea olvidado, por algo tan extraño, que cuesta creer que es debido a una niebla, provocada por un ser mitológico.
            Ogros, duendes, monjes, caballeros medievales y una bruma donde habitan inquietantes emociones, hacen que este texto sea una fábula digna de abrirse paso entre las grandes series narrativas de moda (Juego de Tronos), debido a que el texto tiene el atroz proceso de enfrentar, culpas pendientes y sucesos repugnantes que imposibilitan, que los sueños que aquí se atañen sean solo un cúmulo que examine los misterios del ¿porqué?
            Es por demás decir que, a lo largo de este texto, las inquietudes de la cercanía harán que el mensaje, sea un acercamiento creciente, entre los peligros de olvidar y la relación concreta de estigmatizar los sentimientos de amor hacia una persona.
            Kazuo Ishiguro nació en Nagasaki en 1954, pero se trasladó a Inglaterra en 1960. Ha estudiado en las universidades de Kent y de East Anglia y en la actualidad vive en Londres. Está considerado uno de los mejores escritores contemporáneos. En 1995 fue nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico, y, en 1998, Caballero de las Artes y las Letras por el gobierno francés. Su obra ha sido traducida a más de cuarenta idiomas. Es autor de siete novelas: Pálida luz en las colinas (Premio Winifred Holtby), Un artista del mundo flotante (Premio Whitbread), Los restos del día (Premio Booker), Los inconsolables (Premio Cheltenham), Cuando fuimos huérfanos, Nunca me abandones (Premio Novela Europea Casino de Santiago) y El gigante enterrado y un libro de relatos Nocturnos, obras extraordinarias que Anagrama ha publicado en castellano. En 2017 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura.
                               
▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁ 
MANUEL VAZQUEZ (Guadalajara, 1996). Es estudiante de la Licenciatura en Estudios Liberales por la Universidad de Guadalajara. Ha publicado sus textos en La Gaceta de la Universidad de Guadalajara, en la edición digital de la Revista MAGIS del ITESO, en el Blog HOMOZAPPING y en el blog Talend News by MILENIO. Fb. Manuel Vazquez, Twitter. @1996_josemanuel

Imagen | 1070noticias