Palabras que al escribirse, arden; versos que al leerse cortan como el vidrio. La poesía es para Angela Nese un testimonio de la crudeza del vivir. En sus poemas abundan el hielo y el desierto, los cadáveres y espectros, la oscuridad y la bruma, la herida y el sacrificio, la plegaria y el réquiem. Tempestades emotivas.

Microclimi (Microclimas) (L’ArgoLibro, 2020) es un poemario cuyo tema nuclear es la introspección en torno a los estados de ánimo que convergen en una persona. El desierto o el mar son símbolos para describir emociones y sentimientos que pueden anidar en un alma. Los “microclimas” de Nese encierran turbulencias, tormentas, derrumbes e inundaciones, pero también paisajes, refugios naturales, remansos de iluminación. Un espíritu poético, sin embargo, no puede contener un solo hábitat. La calma y la violencia fluyen por el mismo río.

Entre el malestar y la agonía, surge el poema para enmendar la existencia. La poesía de Angela Nese puede leerse como una receta de sanación. Frente al dolor y la desazón de las experiencias fallidas, el poema como cicatriz: la palabra no cura, pero alivia…


SPETTRI

Ho bruciato lettere d'amore,
altre le ho ingoiate ed erano vetro,
cocci azzurro ghiaccio e grigio tetro,
ruvidi rudi prodotti del mio umore.
Ho ridotto in pezzi e fatto scomparire
cadaveri di sensi e sentimenti,
quei corpi di reato non redenti
votati al peccato e nati per perire.
Adesso li ho davanti a uno a uno,
chiedono riscatto e sono spettrali,
tremuli fantasmi sì reali
da farmi il cuore terra di nessuno.
 
 
ESPECTROS
 
He quemado cartas de amor,
otras las tragué y eran vidrio,
trozos de hielo azul y gris brumoso,
Ásperos productos de mi estado de ánimo.
Hice pedazos y desaparecí
cadáveres de sentidos y sentimientos,
esos cuerpos del delito no redimidos
lanzados al pecado y nacidos para perecer.
Ahora los estoy viendo uno a uno,
piden rescate y son espectrales,
trémulos fantasmas tan corpóreos
que hacen de mi corazón tierra de nadie.
 
 
ULTIMO GIORNO D’INVERNO
 
Consacrammo l’ultimo giorno d’inverno,
di fronte al mare e alla notte mi offrii in sacrificio
al dio infame che chiamammo Amore.
La mia innocenza gradì la morte
mentre l’inchiostro delle onde non ebbe parole.
Restò muto il cielo, le stelle al loro posto.
Non li fermasti i pianeti, non li fermai io.
Fummo noi soltanto a reggere nel buio
la volta celeste quasi fosse una coperta,
a vegliare sulla caduta dei minuti,
che seguirono in terra come duro requiem.
 
 
ÚLTIMO DÍA DE INVIERNO
 
Consagramos el último día de inverno,
frente al mar y a la noche me ofrecí en sacrificio
al dios infame que llamamos Amor.
A mi inocencia le gustaba la muerte
mientras la tinta de las olas no tuvo palabras.
Permaneció mudo el cielo, las estrellas en su lugar.
No detuviste los planetas, no los detuve yo.
Fuimos nosotros quienes aguantamos la bóveda celeste
en la oscuridad, cual si fuera un manto
para velar en la caída de los minutos,
que siguieron en tierra como un duro réquiem.
 
 
AMELIE
 
Alla felicità abbiamo preferito la poesia.
Non la scegliemmo, Amelie,
ci scelse lei,
quando ci vide così incapaci
e inutili al mondo.
È così che non ci tocchiamo,
ci viviamo da lontano
e invece di sfiorarci con le labbra
ci mandiamo baci di parole
 
 
AMELIE
 
Preferimos la poesía a la felicidad.
No la escogimos, Amelie,
ella nos eligió,
cuando nos vio tan incapaces
e inútiles en el mundo.
Así que no nos tocamos,
nos vivimos de lejos
y en lugar rozarnos con los labios
nos mandamos besos de palabras.
 
 
FERITE SIMILI 
 
Scolpì la natura ferite simili sui nostri volti.
Ci dissero sorelle, create da una sola forma.
Ma oggi ti guardo e non mi riconosco,
non trovo tra i tuoi tratti la ferita che ora brucia,
quella terribile, che mi apristi in pieno viso.
 
 
HERIDAS SIMILARES
 
La naturaleza esculpió heridas similares en nuestros rostros.
Nos dijeron hermanas, creadas a partir de una sola forma.
Pero hoy te miro y no me reconozco,
no encuentro entre tus facciones la herida que ahora quema,
la terrible herida que me abriste en la cara.  
 
 
POESIA È 
 
Poesia è il rallentare del mondo,
il farsi pietra dell’istante,
è la memoria nei tuoi occhi
eternamente chiusi in veggente visione.
Poesia è il reale che ti sbalza
fuori dai tuoi panni di mortale,
è il duro cozzare dell’abbaglio
contro il corpo vero delle cose.
 
 
POESÍA ES
 
Poesía es ralentizar el mundo,
hacerse piedra al instante,
es la memoria en tus ojos
eternamente cerrados en una visión de vidente.
Poesía es lo real que te lanza
fuera de tus paños de mortal,
es el duro choque del error
contra el cuerpo verdadero de las cosas.
 
 
MICROCLIMI 
 
Una piccola tempesta mi ha devastato la gioia,
quella coltivata nel vaso rosso all’angolo del cuore.
Un sole troppo ardente mi ha seccato l’armonia:
ci avevo messo anni a farla diventare così
rigogliosa.
Accanto a un chilometrico deserto vive il mare aperto,
foreste pluviali ricoprono ettari di tundra.
La terra dei fuochi mi congela i piedi
mentre la luce abbagliante del sole di mezzanotte
mi dilata a dismisura le pupille.
Mille microclimi dentro un solo corpo
regalano spettacoli e spaventi.
Sentirli tutti insieme, i fulmini e le secche,
può confondere, diffondere paura.
Ma con gli occhi aperti e animo attento
dedico le ore a separare le regioni,
con cura estrema raccolgo le grandi piogge
per rendere i deserti meno ostili.
Pretende dedizione l’equilibrio,
vogliono attenzione i microclimi.
 
 
MICROCLIMAS
 
Una pequeña tempestad arrasó mi alegría,
la que se cultiva en la maceta roja en la esquina del corazón.
Un sol demasiado ardiente me secó la armonía:
me llevó años hacerla así
exuberante.
Junto a un desierto kilométrico vive el mar abierto,
bosques tropicales recubren hectáreas de tundra.
La tierra de los fuegos me congela los pies
mientras la luz deslumbrante del sol de medianoche
me dilata enormemente las pupilas.
Mil microclimas en un sólo cuerpo
ofrecen espectáculos y temores.
Escucharlos a todos juntos, los relámpagos y la sequía,
pueden confundir, propagar el miedo.
Pero con los ojos abiertos y el ánimo atento
dedico horas a separar las regiones,
con sumo cuidado recojo las grandes lluvias
para hacer los desiertos menos hostiles.
El equilibrio requiere dedicación,
Exigen atención los microclimas.

~ ~ ~

ANGELA NESE. Nació en Agropoli. Estudió Filosofía en la Universidad de Salerno, donde obtuvo la licenciatura magistral en 2013. Trabaja como editor independiente. Es autora de la novela Le tele di Valerie (Montedit, 2016) y del libro de cuentos Del tempo e dell’esistenza (L’ArgoLibro, 2018). Microclimi (L’ArgoLibro. 2020) es su primera colección poética.

~ ~ ~

 

HIRAM BARRIOS (Ciudad de México, 1983). Escritor, traductor y crítico. Es autor de los libros de ensayo El monstruo y otras mariposas (UNAM-Naveluz, 2013) y Las otras vanguardias (UANL, 2016); de los títulos de aforismo Apócrifo (Ajenjo, 2014; 2ª ed., UNAM-Naveluz, 2018) y Artimañas (Lima, Perú: Quarks Ediciones Digitales, 2021); y de los compendios Lapidario. Antología del aforismo mexicano (FOEM, 2015; 2ª ed., 2020); y Aforistas mexicanos actuales (Sevilla, España: Apeadero de Aforistas, 2019). Traductor del italiano. Preparó las antologías de Eros Alesi: Voces paranoicas. Bitácora inédita (Cuadrivio, 2013) y Mamá Morfina. Poesía reunida (Laberinto, 2021). En coordinación con Donato Di Poce, editó los compendios Silenzi scritti. Aforismi. Antologia Bilingüe Italiano-Spagnolo (I Quaderni del Bardo, 2020), y Clandestini / Clandestinos (I Quaderni del Bardo, 2021), ambos publicados en Milán, Italia. Ha escrito prólogos para autores de ambos lados del Atlántico. Preparo la edición crítica Gotas tóxicas. Aforismos y minificciones de Sergio Golwarz (Cuadrivio, 2015; 2ª ed., 2021) y la antología poética Zarrapastra (Mapa de obra) (Guatemala: 400 Elefantes, 2021) de Andrés Cisnegro (pseudónimo de Andrés Cisneros de la Cruz). Incluido en antologías de México, España, Italia y Perú. Algunos de sus escritos se han traducido al inglés, al croata y al italiano. Forma parte de la Redacción de la revista-blog Zona di Disagio, en la que colabora con artículos y traducciones al italiano.