Una vez, embarazada
lloré en un Starbucks
de vergüenza, por estar ahí,
gastando mientras trataba de pagar
el parto.

De vergüenza aún más honda,
al saber
que no todas las embarazadas
podían comprarse un café.

Y luego lloré más fuerte
cuando lo probé
y sabía horrible,
agua de calcetín, decía mi padre.

Lloré porque no podía estar
sentada en la ciudad de los sueños
rotos bebiendo café
con la lluvia en la cara
y el aroma en las piedras de la calle.

Una vez embarazada
lloré en un Starbucks
y ahora cada vez que voy
lloro también.
 

Fotografía tomada de Internet.

NADJA ALICIA MILENA RAMÍREZ MUÑOZ. Veracruzana de 29 años que radica en la Comarca Lagunera, es madre de tres hijos, por lo que desarrolla su trabajo de creación literaria bajo la denominación de “Poesía Doméstica”. Ha colaborado semanalmente con una columna de opinión en Milenio Laguna desde hace varios años, tuvo su programa de radio “Rebeldes con Rebozo”, además de promover de forma internacional la visibilidad de la maternidad consciente y la necesidad de la maternidad feminista y en bienestar.