POESÍA Pocos resucitarán | Mariana Pesci



Pocos resucitarán si aún se mueven por terrenos
arrastrando las cadenas, con los hombros abatidos
y clavados los ojos en calendarios amarillentos
de lo que podría haber sido en el siempre jamás.

Si todavía laten entre el musgo y el silencio
de los cementerios, bajo tierra el proyecto
de tormentas, con un nudo de relámpagos
atravesados por un trueno.

Pocos si el deseo no logra abandonar los eternos
laberintos sin salida.
Si no encuentra el camino o el enlace
y queda atrapado en las fotos de algún álbum,
o en los besos escondidos bajo la cama
luego de ser negados cada noche.

Pocos resucitarán para despejar los escombros
sintiendo en cada paso el terror desbastador
de las minas. Para abrir las puertas que no existen y
dejar entrar el sol que se intuye.

Pocos levantarán la vista al cielo sin motivo alguno.
Pocos resucitarán si aún no han muerto.

Tomado del libro Detrás del molino, de próxima aparición. Editorial Cuadernos del laberinto. Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 45
Prólogo: JESÚS URCELOY
I.S.B.N: 978-84-943165-5-5 • 66 páginas • 

Boletín  informativo 

Detrás del molino nos empuja a mirar, a intuir; quizás también a buscar un camino, una puerta e incluso un momento concreto atrapado por la luminosidad de la naturaleza —siempre presente en la autora—. Los poemas de Mariana Pesci abordan viajes hacia el interior de uno mismo, desafían la luz, los puntos cardinales y el destino para adentrarnos en versos llenos de claridad, en la magia del encuentro de almas que se rozan, de la caricia entre pieles que se aman.

Detrás del molino es un pasaporte, una llave, la invitación esperada que nos abre paso al laberinto de la metáfora, al símbolo poético. Como nos dice el poeta Urceloy en el prólogo: Mariana esconde la sabiduría de la contención en la agonía de los olvidados, en las frases donde ha de ponerse la vida, la intimidad al descubierto: el gozo de ser molino, viento y agua, luz y voz, luz que busca en el silencio la mirada de los mendigos.

Mariana Pesci. Córdoba Capital, Argentina (1960). Psicología, terapeuta familiar y de pareja.

A lo largo de los trece años que lleva residiendo en Madrid ha transitado por diversos talleres de escritura creativa, relato y poesía: Escuela de Escritores, Fuentetaja, Casa de la Cultura de Tres Cantos…

En el 2011 Publicó la plaquette Puerto de Naufragios. Anteriormente participó en las antologías poéticas Manos a la obra y Manos a la obra II, así como en el libro de relatos Al fondo hay sitio. Su interés por el ser humano como único e irrepetible, la ha llevado a escribir desde una perspectiva integradora donde lo físico, psicológico, espiritual y social constituyen un todo y una parte en una continua y recíproca interacción.

Rebelde a las etiquetas, busca la libertad desde una mirada curiosa con el deseo profundo de sorprenderse a cada paso. Se define como «Viajera en estado puro». Ha vivido en países como Ecuador, México, Nigeria, Arabia Saudita y visitado numerosos lugares que le han aportado diferencias a su vida e ingredientes esenciales donde las imágenes han inspirado a la palabra. Y la palabra, una y otra vez, intenta devolverse hecha poesía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.