Header Ads

  • Lo nuevo

    POESÍA Poemas | Alberto Ruy Sánchez



    DÉJAME SER EL LOBO

    Desde el lado obscuro
    de tu piel
    me iluminas.
    Déjame ser el lobo
    —sombra de sed y perro y hambre—
    que entra en la noche
    de tu cuerpo
    con pasos húmedos,
    titubeantes,
    por tu bosque incierto
    —tu olor a mar me guía hacia tu oleaje—
    para tocar adentro
    la luna creciente
    de tu sonrisa.
    Déjame conocer
    —con lengua incluso—
    la obscuridad
    más honda,
    la más callada,
    e invocar
    con movimientos
    repetidos,
    rituales como aullidos,
    la luna llena
    de tu cuerpo,
    la que me lleva a ti
    como si fuera yo,
    en tus manos,
    agua
    que conviertes en marea
    iluminada.


    TOCO TU ESPALDA

    Toco minuciosamente tu espalda
    desde adentro.
    Tu obscuridad
    es la luz de mi sexo:
    das sentido,
    orientación,
    a esta vida.
    Antes, tu espalda me condujo
    a la pendiente más pronunciada
    de tu cuerpo.
    Tu plenitud me llena.
    Sostengo tus nalgas
    con mis diez dedos separados
    abriendo un poco más,
    con terca suavidad,
    lo que ya estaba en ti muy abierto,
    y entro muy lentamente
    con mi sonrisa
    erecta, palpitante, ciega.
    Ahí eres mi convulso universo
    mi obscuro paraíso táctil,
    mi búsqueda de ver dentro de ti
    esta revelación extrema,
    mi respiración intermitente,
    saber y luego no saber
    lo que es entrar en trance,
    como la luna cada mes
    hacia su esfera,
    clara u obscura.
    Pero mi ciclo lunar en ti,
    siempre creciente, culmina
    en el sol de tu sonrisa.
    Toco tu espalda desde adentro
    y tu obscuridad me ilumina.


    LA PASIÓN: FÓSIL MUTANTE

    Soy las palabras,
    las no dichas.
    Las de sangre
    en celo:
    las de celos
    que palpitan
    en el silencio
    de la noche.
    Huella fósil
    de una pasión,
    un bicho.
    Soy primitivo,
    enamorado,
    imaginario,
    solar,
    testigo,
    irónico.
    Soy mutante,
    soy lo que miras,
    y soy cada axolotl
    en tu pecera
    y fuera.
    Amada
    de agua
    fugaz.
    Mi estrella
    huidiza.

    Decir es desear. Alberto Ruy Sánchez , Alfaguara, 2012.

    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.