POESÍA El templo de la fiebre (fragmentos) | Daniel Medina


¡Era cierto entonces!
Dios no había hecho más que un bosquejo del mundo.
No dejó nada sino ruinas.
Yves Bonnefoy

II

Vestigios,
verde prado que se apaga
en las sustancias mágicas de la noche,
que en sus ruinas reposa un albedrío
y otras mentes que cuelgan de sus frías montañas.
Ya no es esta la invención de la vida
en constante crecimiento,
es ahora un momento
de purpurante desdicha, de latente gracia,
de miedos ajenos
e imperiosa penumbra.


VII

Los bautizo hoy,
con mi sangre de mal recuerdo.
Trazaré la figura del insomne
en mis rodillas laceradas,
para encontrar la clave del verbo continuo.
¡Iracundos, fatales y gigantes los convoco!
He encontrado
la consumación del amor entre las ruinas.
He encontrado,
en los campos melancólicos,
las sombras de los árboles
jamás vistos.


VIII

Nace el día
y el ambiente que circula en los muelles.
Las hojas encrespadas
brotan de su llano movimiento curvilíneo
y es el eco del fuego
quien nos desconoce.

Reconozco que mi voz está completamente viva,
que mis manos
se llenan de líneas que podrían señalar cualquier sitio;
que de mis pies
brotan enredaderas de hombres
y poco a poco la tierra se tizna del movimiento.
¿Podría ser esta la creación de un nuevo mundo?

Lo desconozco,
pero podría ser
la contemplación de la perseverancia.

IX

Es éste aquel instante mortal y magnífico
del que alguna vez nos contó la gloria.
Esa lentitud, transparencia de corales
que hoy corre por mi cuerpo,
momento agazapado que del arca nos llama,
titubeante, lento.
Oh salvación, pero qué soy yo para ustedes
¿Acaso merezco semejante proemio de cristales?
O es que acaso me he portado bien.
No he torturado almas inocentes,
pues soy el desmerecido destierro del tiempo.
¡Oh salvación, es que acaso estoy curado!
Yo, que soy carne, disturbio, fuego, todo esto al mismo tiempo,
ola del amanecer que deja huella entre la espuma y la montaña.
¿Soy yo la dulzura del campo en semejante dicha?
Opúsculo de los dioses oculto en el obelisco de los iluminados.
Estoy curado.
¡Ágape, hermanos míos!
Ha llegado la hora de ser la bestia monumental,
dejar de ser yo
para convertirme en un Dios.



=
Daniel Medina (Mérida, Yucatán, 1996). Es egresado del Centro de Educación Artística “Ermilo Abreu Gómez” con especialidad en Literatura. Autor del libro de poesía Mímesis para Gusanos (Ediciones El Viaje / Letras de Pasto Verde, 2015) Poemas suyos aparecen en más de una docena de publicaciones, como Punto en Línea, Monolito, El Humo, Vagón de Ostras y Parteaguas; así como en las antologías 8° Carruaje de Pájaros (Editorial Transeúnte) y Poetas Latinoamericanos (Editorial Imaginante). Recibió el Premio Nacional de Poesía Joven “Jorge Lara” 2014 y el primer lugar en el Concurso de Poesía “100 Años de letras mexicanas”, otorgado por el INBA y los diferentes Centros de Educación Artística del país. Dirige la revista de poesía Bistró.

Imagen de dominio público o que posee licencia Creative Commons. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.