Header Ads

  • Lo nuevo

    POESÍA Algunos poemas de 'Canto de perro' | Armando Martínez Orozco

    Enlace de imagen

    I

    Reconozco que te amo. La paz
    que sola tú me ocasionas
    la reconozco.
    ¡Ahí está el campo de alegría,
    esa parota de carne bondadosa,
    la yerba fina para los dos!
    Todas esas cosas que nacen
    cuando estaba contigo.
    El momento tranquilo en que recuerdo
    la energía que muere
    si conmigo has de quedarte.
    Y empiezo a pensar
    que tal vez
    el amor sí mueve montañas
    que el amor sí es magia
    y brincan conejos y aves cándidas
    sobre el amor
    se han dicho tantas cosas
    como tanto amor espero
    cada día de ti.
    Hermosa es tu danza verde de amor
    mansa eres en tu andar
    eres hermosa
    como una madre quieta y contenta
    ante la fotografía de su hijo recién graduado.
    Y aquí me tienes y aquí estaré
    como un perro,
    esperando mucho tu ternura
    tus palabras
    música simple de caracol feliz.
    Y por ti soy también el aire,
    sincera piedad de brisa
    a tus pies, sobre tu espalda y para tus piernas.
    Esperando estoy entonces
    porque vengas y te abras para mí
    tan dulcemente
    tan tierna y húmeda sobre la cama
    como si una boca temerosa
    que conoce
    el magnífico señorío de un beso



    II

    He aquí esta humildad de versos
    para el genio anónimo y distante,
    allí nomás
    en el frío de la madrugada lacandónica
    que ignorará por siempre
    su genialidad,
    pero aprenderá primero
    con su cabeza ceniza,
    la malasaña de los piojos
    que se reproducen rápidamente
    y que muerden con alevosía y ventaja
    la cabeza llena de dolores de cabeza.
    Para quien escribo
    este dolor sensible al tacto,
    entenderá segundo
    que el hambre
    de las lombrices puede más
    que las bienintencionadas metralletas,
    o los rifles caducos, o las resorteritas de plástico,
    o las piedras los palos la gasolina y los gritos apopléjicos.
    Nace, “como es debido” dicen algunos, el alba en la esperanza poca
    y caen debidamente las hojas del otoño siempretriste
    y llega el invierno loco tiritante de miedo
    porque ve más lejos cada día la dulce primavera.
    ¿El verano? Del verano ni hablar.





    Autor: Armando Martínez Orozco
    Editorial: Puertabierta Editores (2015)
    Género: Poesía
    Núm de páginas: 118
    Encuadernación: Rústica

    Armando Martínez Orozco. Periodista y escritor colimense.

    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.