Header Ads

  • Lo nuevo

    POESÍA Las simples cosas | Juan Marcelino Ruiz

    Paula Sifora

    LAS SIMPLES COSAS


    A las mujeres, que tan sólo viven a la sombra del marido o de los hijos,
    conformándose con las simples cosas.


    Te pones de pie
    con la tenacidad que guardan las hormigas
    enfrentando al silencio que te apura,
    tras las cortinas se extiende el nuevo día
    que diluye sueños y nostalgias,
    enciendes la estufa y la rutina
    te aguarda el alba
    el trajinar como ayer del desayuno,
    la monserga del transporte urbano
    para llevar los hijos a la escuela,
    luego la fila en las tortillas
    alguna queja
    sólo por tener de qué hablar con la vecina
    y en el mercado
    la magia de juegos malabares
    con un salario mínimo intratable.

    Vuelves a casa
    apenas con un puñado de verdura
    tarareas la canción de moda
    para burlar la soledad que se agazapa
    en los rincones de tu vida simple.
    Hacer la sopa
    zurcir los calcetines
    remendar la ropa y la esperanza
    fregar los platos
    barrer las migajas y las sombras

    y esperar a cambio
    algo que se parezca acaso a una caricia.
    o conformarte
    con que algún día el sucio calendario
    marque en lo cotidiano de sus fechas
    una de tantas que le recuerde al mundo
    que eres madre
    que eres mujer
    que tienes vida.




    DISPARO


    A las mujeres, que de la noche a la mañana despertaron viudas,
    a causa de la estúpida “Guerra contra el Narco”


    Un disparo
    no sólo rompe el silencio con su esencia
    desgarra también las ilusiones
    la carne, los huesos, los tendones,
    las promesas de amor
    y el frágil cristal
    de aquello a lo que llaman alegría
    ¿cuántas balas escupirá esta noche la vergüenza?
    ¿en cuántas partes volaran los cráneos?
    ¿cuántas moscas el día de mañana
    dejarán las huellas de sus patas
    sobre el lodo amasado con la sangre?
    ¿cuántas mujeres inocentes
    despertarán con la noticia infame
    de la viudez, de la orfandad, del llanto?
    cuántas de ellas pedirán a gritos
    les devuelvan al menos
    un par de cabellos, la esperanza,
    o alguno de los huesos triturados.


    Violencia de género



    KORIMA


    A las mujeres indígenas de mi patria, que sufren a causa de la marginación
    y de su condición de mujeres.


    En un festín de vivo colorido
    florea al viento la anchura de tu falda
    por los senderos
    que el olvido ha vuelto intransitables
    tus pies desnudos
    mastican el polvo del destino
    entre la algarabía de pájaros en duelo

    las líneas marcadas de tu rostro
    cargan siglos de cruel indiferencia
    y en las espaldas
    un niño de piel morena y ojos grises
    que te une al mundo de los vivos
    tienes la fortaleza de la roca que pisaras allá tras la montaña
    la gracia del colibrí hurgando entre las flores
    el pálido silencio de la luna
    y una extraña especie de alegría
    cuando meces la vida en tu regazo

    aunque de cuando en cuando
    se te quiebran el canto y la sonrisa
    en la impotencia ante el hambre de tu raza




    ELLAS


    A las mujeres que por una causa u otra,
    son arrastradas a servir como simples objetos de placer.


    Ellas cargan al filo de sus hombros
    el frágil equilibrio de la noche
    vaporosas crisálidas de esquina
    desmoronan el frío      y la inocencia
    en la vaga certeza de sus cuerpos

    comparten la calle                 
    el oficio
    el mismo cigarrillo en ocasiones
    y          ¿por qué no?
    al mismo cliente enfermo del hastío

    la mayor
    asegura llamarse “Marilín”
    -tal vez sea cierto-
    la menor
    -que importa el nombre-
    lleva en sus ojos la nostalgia
    que tiene el color de la aceituna

    al amparo silente de las sombras
    erigen endebles fantasías
    sobre un dorado universo de tacones
    desmenuzando heridas y pecados
    con la sapiencia de sus uñas largas







    Juan Marcelino Ruiz. Nace en Cd. Juárez en 1963 y radica en Cd. Cuauhtémoc desde hace más de 25 años, donde se desempeña como profesor en una escuela de educación primaria. Ha pertenecido a diferentes talleres literarios, cursó un Diplomado en Creación Literaria. Ha publicado cuento y poesía en diversas revistas y diarios del norte y centro del país. Es autor de los libros: Derrepentes (1998), poesía, UACH; Quinteto para un Pretérito (2000), poesía, ICHICULT; Del Aleph a Guernica (2010) cuento, Ficticia Editorial; El Hormiguero (2012), novela, Doble Hélice; Delitos Menores (2014), varia invención, Abaleo Ediciones. Tiene en preparación el poemario Algo más que la suma de tus huesos, Universidad de Nuevo México en Las Cruces.


    Facebook del autor.



    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.