DI(VAGACIONES) Las voces antiguas en América | Marisol Vera Guerra

4fb31cf99b3a5582c4d721ef696c23ee
 
En su ensayo El retorno literario de las voces antiguas en América [1], Jorge Miguel Cocom Pech, poeta, narrador y ensayista en lengua maya rememora que, durante los años 30 y 40 del siglo pasado, descendientes de lenguas originales de América iniciaron el rescate y la recreación de narraciones tradicionales a través de la generación de textos literarios asidos a la cosmogonía ancestral; pulsión creativa que se revitalizó en los años 70.

Cocom Pech cita como países americanos en los que actualmente se publican (muy pocas) obras literarias escritas por hablantes de lenguas indígenas: Guatemala, Chile, Uruguay, Colombia, Estados Unidos y México.

Nos preguntaremos: ¿Cuál es la universalidad de estas obras?, ¿qué se necesita para que tengan la difusión y el alcance mediático de las obras escritas por autores de habla hispana o inglesa, por ejemplo?

He constatado que, la mayoría de las veces, cuando en el universo mestizo de México se menciona “poesía indígena”, se piensa cuando mucho en Nezahualcoyotl, en las plumas de quetzal y en las flores (imágenes asociadas con los cantos nahuas en nuestro imaginario colectivo), como si la poesía indígena contemporánea no existiera o como si sus expresiones estuvieran encerradas en una burbuja, al margen del sincretismo cultural de nuestros días.

En cierta ocasión platicaba con un escritor de mi generación acerca de la marginación de la que veo es objeto la poesía indígena; él hacía hincapié en que, aunque son ricos la sonoridad de la lengua y su misticismo, a menudo, cuando uno escucha su traducción nota la falta de recursos poéticos.

Yo opino, si bien puede haber poemas escritos en náhuatl, en maya o en la lengua indígena que se quiera, con deficiencias retóricas, lo mismo aplica para los escritos en cualquier idioma del mundo. Además, nuestros juicios de valor se apoyan en cánones occidentales, olvidándonos de que cada idioma tiene sus propios recursos, su organización particular y sus juegos fonéticos imposibles de traducir. Creo que en esta marginalidad mucho hay de prejuicio y desconocimiento acerca de la estética indígena. Dice Cocom Pech:
También en nuestra lengua hay formas estéticas que provocan el gozo del espíritu al oírlas, al igual que los poemas con ritmo y métrica tradicional occidental; solo que lo nuestro, los poemas o narraciones de la literatura indígena contemporánea, aún carecen de un conjunto de normas (¿y las necesitan?) que, atendiendo a sus sistemas prosódicos y métricos, puedan convertirse en una propuesta para la escritura de nuevos textos.
A menudo veo, en nuestro país, más dispuestos a los escritores de habla indígena a aprender de los recursos occidentales, que a los hispanohablantes a aprender de los recursos propios de nuestras lenguas originales. También está el caso de los poetas indígenas estadounidenses que optan por tomar prestada la lengua inglesa, sin olvidar por ello su raíz cosmogónica.

Apunta la investigadora Norma Quintana: “nuestros escritores indígenas modernos necesariamente han debido transformar su expresión, encontrar un sendero para transitar de la oralidad primigenia a la escritura, hallar el punto de intersección entre su espacio lingüístico y el idioma español”.

No encontré mejor ejemplo para dejar abierto este diálogo ante mi lector que este poema del poeta mayaquiché de Guatemala Humberto Akabal:

Hablá con cualquiera
no vayan a pensar que sos mudo
me dijo el abuelo.
Eso sí
tené cuidado
que no te conviertan en otro.
 
 

Marisol Vera Guerra. Escritora, editora y dibujante empírica. Su obra abarca los géneros de poesía, ensayo, narrativa y dramaturgia. Además experimenta con el videopoema y el performance. Coordinadora de talleres de escritura creativa y de fomento a la lectura. Ha publicado seis poemarios; sus libros más actuales son Canciones de espinas, Poetazos (2014) y Gasterópodo, Ediciones El Humo (2014), incluidos en la Enciclopedia de la Literatura en México, ELEM. Obra suya aparece en siete antologías, la más reciente: LA LUNA E I SERPENTI,  prima  antologia di landai ispanoamericani, Progetto 7Lune (2015). Becaria del ITCA en 2010 con la investigación literaria sobre la Huasteca: Imágenes de la fertilidad: canciones al hijo del viento. Su columna “Páginas de tierra” se publica en el periódico La Razón, de Tampico.
 

[1] Revista isees No. 8, diciembre, 2010, 111-130.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.