Header Ads

  • Lo nuevo

    POESÍA El segundo fecundado | Diana Reséndiz Guerra


    DE LA TRADICIÓN Y LOS OJOS SONRIENTES

    Uno de cada diez pays de limón hechos de galleta redonda
    sabor vainilla, no resulta bien.
    Cuestión rara que la leche condensada no cuaje lo suficiente
    o el limón, demasiado dulce,
    no corte la leche.
    Mañana será una sorpresa descubrir si las galletas aún flotan
    indisolubles en la mezcla
    reacias a formar un ente divisible en porciones de felicidad.
                                                                                                                     (Ya veremos.)

    Una de cada diez personas
    tienen una historia que contar
    la sangre evolutiva que de pulso en pulso, respira.
    Somos recipiente de vidrio templado
    en el que las huellas de cochambre
    se han quedado para dar cuenta
    de las formas y procesos ahí vertidos.

    En el principio no había mucho;
    conocerse, después de todo
    era una obligación en el pueblo que emergía.
    Quién sabe de dónde venimos,
    más allá de dos vidas anteriores
    lo demás es un pantano.
    Cosa segura es. Sin embargo,
    perfilar incestos como origen
    que si nos hablan de evolución
    jamás de reproducción entre pares.

    Cinco de cada diez parejas
    se separan
    diferencias irreconciliables
    flojedad de solución de problemas
    mal sexo
    apego a los antecesores. No sé.

    De mis raíces hablando
    entre mis ramas contando
    de una estirpe perteneciendo
    aún sin saber si soy rebanada del pay vano.

    La sonrisa de mis ojos en la matemática cuántica
    es deriva metonímica de la sucesión de decisiones
    a partir de un acto amoral,
    que en el transcurso del tiempo se asumió como postura.

    Que en la mezcla de legados
    surgen bríos de fulgor
    daños reparables
    color de piel y cabello
    textura y tono de la palabra
    caminos, senderos, expectativas
    sueños, casas, envidias
    comida compartida en mesas de roble y formaica
    nacimientos en sábanas almidonadas
    vestidos de novias compartidos entre hermanas
    migraciones de puntos cercanos
    hasta llegar a la calle en tu colonia
    donde preparas un postre que aspira a compartirse
    mañana cuando la tradición de reunirse se propague.



    HACHA

    Corto un árbol
    del tronco, parte de en medio.
    Cae, en efecto
    hace ruido.
    Pájaros vuelan perdiendo el nido
    ruego por las ramas quebradas.

    Huella digital de una historia
    entre anillos registrada.
    Yo no sé leerla pero sí contarla.
    Soy responsable del corte hecho
    y heme aquí hablando.



    ERASE AND REWIND

    Nos acordamos de lo relevante,
    lo que formó un surco en el arado de la memoria
    para sembrar un prado de carácter con frutos flemáticos.
    Sensaciones que repetidamente buscamos
    para constatar que vimos bien lo que vimos
    y que la manzana sabe a agua azucarada con un crujido
    entre la mandíbula y la Trompa de Eustaquio.

    Me gustaría recordar cuando fui concebida
    el segundo fecundado
    la partición de las células
    y de cuando tuve cara de renacuajo.
    Era pequeña
    una lluvia en una sequía de cuatro años
    en un departamento de tres recámaras de ladrillos rojo
    quemado.
    No nos entendimos bien
    cúmulo de ideas versus genéticas libertarias.
    No nací por nacer o querer hacerlo
    me sacaron a la fuerza;
    atemorizante afrenta que delimita la vida de dos
    en la muerte de una.
    Prohibidas las cámaras de video
    olvidemos el asunto.

    Parto de aquí
    para que la mirada hacia la nuca
    pueda ser fluida
    y los recuerdos sean fieles a sí mismos.
    Una vez besé al chico de mis afectos
    entre dos cerros de La Marquesa,
    unas cervezas de por medio
    y el empuje de los amigos:
    juré no recordar más el suceso,
    se desgasta el sabor de sus labios
    el olor de sus ojos
    con la traslación de ayer a presencia.
                                                      Paso a paso
    no en línea ortodoxa
    uniendo puntos arbitrarios
    que en constelación expongan
    lo invisible de la mirada que reclama cosecha.



    JOSÉ GOROSTIZA VINO UN DÍA

    La esencia
    del vacío,
    del hueco,
    del hoyo,
    de la herida,
    es que puede contener.

    La cuestión será
    definir la forma del recipiente:
    quiero
    alas
    gigantes
    de mariposa.

    He de morir amando
    que no de amor muriendo,
    porque si el corazón ha sido arrancado
    será prueba de su talento.

    No tengo orilla a donde mirar
    ni estrella que guíe el navío;
    para los sabios de negro
    el amor es muerte y los labios cuchillo;
    para mi estadio de en medio:
    si vivo también muero.

    El presente
    se escurre
    entre mis dedos,
    abriré la mano
    para que despacio sea.


                                                   

    Diana Eréndira Reséndiz Guerra (México,1981). Dramaturga, poeta, productora escénica y creadora transdisciplinar. Egresada de la Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro por la UNAM, con especialidad en dramaturgia. Han sido montados sus textos: El cuerpo enamorado (Un teatro y Casa Actum, 2015, Teatro Salvador Novo, 2014, Dir. Luis Escárcega), Alerostap o la pastorela al revés (Festival de Pastorelas, 2004, Dir. Omar García) y Cuervos (Museo del Carmen, 2002, Dir. Luis Santillán)
             Formó parte del equipo de trabajo de Mónica Raya al frente de la Dirección de Teatro UNAM. En el 2008 coordinó el Carro de Comedias de la UNAM (proyecto de teatro itinerante con mayor relevancia a nivel nacional), con las puestas en escena El playboy del oeste de J. M. Synge y La Comedia de los errores de William Shakespeare, dirigidas por Alonso Ruizpalacios.
             En el 2010 participó como Asistente de Dirección, en el segmento Héroes y Mitos del Desfile del Bicentenario de la Independencia de México, (SEP), y formó parte de la Dirección de arte de la celebración Galas Identitarias de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, (CONACULTA y Gobierno Federal) en el 2014.
             Egresada del Diplomado Tránsitos, está interesada en la transdisciplina, creación poética, educación artística, gestión y producción escénica. Es cocreadora, junto con Asunción Pineda, de La pollería cultural, taller que participó en las Caravanas Culturales por la Paz en el Estado de Guerrero, intercambiando con señoras amas de casa, una experiencia artística por un pollo entero crudo.
             Es responsable técnico de la compañía Las musas de Botero y los Muy muy con la obra Amaramorir, productora de Autoinmune (Ceasa Actum 2015) y de Corvus Producciones con los montajes Ánimas y Tradicional Pastorela Mexicana que en 2015 se presentaron en la Capilla y Claustro del Instituto Cultural Helénico.


    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.