CUENTO El enemigo | Gerardo Ugalde


El hombre es un lobo para el hombre

Todo esto comenzó como una venganza… cruel, exquisita; una que finalizaría las afrentas pasadas y las del porvenir.
El hombre se levanta de su cama y con energía camina hacia el baño para lavarse la cara. Coge un poco de jabón y casi con las uñas rasca sin lastimarse su rostro. Regresa a la habitación para cambiar su camisa. Luego, preparándose para salir lleva lo necesario en la bolsa, toma de la mesa una pistola que esconde en su camisa. Al abrir la puerta la luz lo ciega por un momento.
En la calle observa el suelo, buscando cualquier cosa que patear. Sigue así unos diez metros hasta recargarse en un poste, observa una ventana del edificio de enfrente. «Ahí vive, esperaré el día, la hora, el clima ideal para matarlo… sólo espero que no me acobarde y pueda jalar el gatillo».
Comienza a seguirlo, camina unos pasos detrás de él, aprovechándose de la ventaja de no poder ser reconocido. Empieza a observarlo detenidamente. Sin pestañar.
La manera de caminar, de lanzar miradas a las mujeres… ya lo está conociendo. Sin embargo, todavía no le nace el odio necesario para matarlo. Al ocurrir esto, pronto dejaba de seguirlo; regresando al constante vagabundeo sin sentido por la ciudad.
En las noches veía el cielo, esperando olvidar todo el asunto; no obstante, la necesidad de pensar cada detalle lo desesperaba. Matarlo era su deber. Se había obligado así mismo a no pensar en la piedad o la tristeza, matar a este hombre se justificaba por un acto divino. Era como si Dios le hubiera susurrado: ¡Mátalo!
Al día siguiente la persecución se llevaba a cabo otra vez. Igual a la primera, a la segunda, a la tercera, entendiendo que cuando el otro mirara en una dirección, obligatoriamente, giraría al lado contrario. «Pero hacerlo significaría un punto y a parte en esta historia o acaso ¿No sería el final, mi historia no es la de él también? Yo he existido a partir del instante en el cual yo desee asesinarlo. Abrí los ojos y la idea estaba fija, dibujada con precisión».
La ventana brillaba con suavidad, recibiendo a cualquier persona que tocara. El hombre entendió que debía hacerlo con amabilidad. Así que fue hasta la puerta, timbró y sólo dijo:
—Yo, ya llegué.
La puerta se escucha intentado abrirse, al ocurrir esto, la luz ya no era tan acogedora; el foco cual ojo de Dios era el testigo del crimen. Entró el hombre a la recámara e inició la explicación de su llegada. Saca el arma y apunta al frente. Espera unos segundos y cuando está por jalar el gatillo, su anfitrión exclama:
—¡Por favor, no!
A lo que responde el criminal…
—No tengo más opción.
Cierra los ojos y lleva la pistola a la boca. ¡BUM! La oscuridad reina en el universo una vez más, esperando que el Caos se reúna. La luz regresa, el ojo de Dios se enciende de nuevo. El hombre yacía en su casa, muerto por impacto de bala.


GERARDO UGALDE (Zapopan, Jalisco, 1989).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.