LAS ACTRICES TAMBIÉN LEEN Entre sueños, soñadores y soñados | Teresa Muñoz


La verdad es que no recuerdo el momento exacto en que conocí a Alicia y su mundo maravilloso. No existe un acontecimiento que me haga recordar “ah, fue entonces”, sino que la lectura de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, parece ser un texto que ha estado en mi vida por siempre.
Vengo de una familia que fue unida en sus primeros tiempos y eso quiere decir que siempre hubo un primo con quien compartir los juegos y las travesuras, pero ninguno con quien empatar en sueños y conversaciones. Siendo una niña demasiado imaginativa, me encontré sola con mis fantasías. En uno de esos raptos de soledad, supongo fui atrapada por esta novela que algunos llaman cuento otros fábula), donde los personajes más disparatados y las situaciones más imposibles, cobran vida.
Siendo mi personaje más entrañable, pasaron por mis manos varios ejemplares de Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, hasta quedarme hoy, solamente con mi versión de Penguin, ilustrada por John Tenniel y con las dos historias de Alicia.
Para mis primos, que vieron la película de Disney, todo era una mariguanada y el autor un loco que había escrito desde su problema de drogadicción. Esa es generalmente la manera como ven la historia las personas que están establecidas en la sociedad.
La verdad es que Lewis Carroll (Reino Unido, 1832) era matemático, filósofo y uno de los más conocidos representantes del nonsense. Esto último se podría traducir como “el sin sentido” y se refiere a una corriente en la literatura que, al menos en Reino Unido, fue explorada primero por Edwar Lear, cuyas canciones, historias y dibujos siguen vigentes y, según George Orwell constituyen una “perversión de la lógica” y “una especie de chifladura afable”.


Ilustración de Salvador Dalí. Más información en Yorokobu 

Alicia en el país de las maravillas, es la primera lectura verdaderamente famosa de esta corriente que además da lugar al nacimiento de las vanguardias del siglo siguiente, incluyendo el Dadaísmo, que surgen a raíz del nonsense y sus juegos del lenguaje. Todo el texto maneja realidades lingüísticas diferentes que nos permiten, como niños y como adultos dispuestos, aceptar esos otros mundos poéticos, esos sentidos que puede tener una palabra dependiendo de quién y cómo la usa, según nos recuerda Humpty Dumpty, en la segunda parte llamada A través del espejo y lo que Alicia encontró ahí.
Independientemente de haber nacido como un cuento inventado en una “dorada tarde” de paseo por el río, para tres niñas ansiosas de una historia, la peculiar combinación de fantasía, disparate y absurdo, mezclada con paradojas lógicas y matemáticas, así como sátiras morales, hacen que un simple cuento se transforme en un clásico del pensamiento de finales del siglo XIX.
Por supuesto que mis primeras lecturas y juegos alrededor de Alicia eran meras inocentadas, situaciones ideales en las que, si me veía fijamente en el espejo, pronto podría pasar al otro lado; o amigos imaginarios cuya personalidad disparatada, me acompañaron en mis tardes de soledad.
Con el tiempo me identifiqué con el personaje: Alicia es una novela de iniciación. En una época en que la adolescencia era algo que no existía, Carroll consigue describir los avatares del viaje hacia la edad adulta: el miedo a lo desconocido, la rareza corporal, el encuentro y enfrentamiento con la autoridad, el dejar atrás la seguridad del hogar y caminar por el bosque donde todo lo conocido pierde nombre para volver a ser y ser nombrado.
Los dos cuentos aparecen en una época en que la literatura para niños sirve para moralizar, para enseñar, para asustar. Alicia, dentro de ese ambiente represivo y conservador, representa los valores contrarios, es la respuesta a la asfixia de la época, es la historia sin opresión y sin moraleja, a pesar de tener muchos de los elementos de la fábula: animales y objetos que hablan, transformaciones inesperadas (un niño en un cerdo que “resulta más bonito así”), personajes fabulosos como la Falsa Tortuga y el Grifo. Tampoco es el cuento de hadas tradicional, no hay deseos cumplidos, no hay príncipes encantados resolviendo conflictos. En ese sentido, la historia es visionaria ya que es Alicia solamente armada con su lógica y su valor, quien saldrá del agujero de conejo en que se metió o regresará del otro lado del espejo. Eso sí, antes de volver, ha perdido todo: nombre, carácter, humanidad, incluso no sabe si existe o solo es un sueño del Rey Rojo que se desvanecerá cuando el Rey despierte.
Regresará, sin identidad, pero con una nueva forma de ver las cosas, no se puede ser inmune a los personajes y situaciones con los que convivió en ese sueño que incluso no sabe si es de ella soñando o es ella la soñada.
Las historias de Carroll, entonces, se convierten en un texto cada vez más complejo conforme pasan los años. Se diría que a medida que sus lectores crecemos, encontramos más elementos para seguir enamorados del mismo: las parodias de los poemas recordándonos que absurdo y sátira social van de la mano; el Conejo Blanco representa a todos los políticos lambiscones; la loca carrera sin reglas y sin rumbo que realizan los seres más estrambóticos y que nos recuerda esos juegos que tuvimos de niños.
La risa acompaña cada relectura de Alicia y la duda existencial que luego se convierte en parte de la literatura borgiana ¿si es el Rey quien nos sueña, qué pasará cuando despierte?


TERESA MUÑOZ. Actriz con formación teatral desde 1986 con Rogelio Luévano, Nora Mannek, Jorge Méndez, Jorge Castillo, entre otros. Trabajó con Abraham Oceransky en 1994 en gira por el Estado de Veracruz con La maravillosa historia de Chiquito Pingüica. Diversas puestas en escena, comerciales y cortometrajes de 1986 a la fecha. Directora de la Escuela de Escritores de la Laguna, de agosto de 2004 a diciembre 2014. Lic. en Idiomas, con especialidad como intérprete traductor. (Centro Universitario Angloamericano de Torreón). Profesora de diversas materias: literatura, gramática, traducción, interpretación, inglés y francés. Escritora y directora de monólogos teatrales. Coordinadora de Literatura y Artes Escénicas de la Biblioteca José Santos Valdés de Gómez Palacio, Dgo.

0 comentarios

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.