Ganadora del Premio en Lenguas Indígenas de América.

“La literatura tiene que ser buscada, leída, enseñada, acarreada, llevada, compartida, vivida y, por supuesto, buscar en la creación emocional de cada uno de los integrantes de esos pueblos originarios la sensibilidad y estética que sí poseen y, sobre todo, darles la vida, vida que se merecen y la oportunidad de ser quienes son con toda realidad, con toda verdad y con todo el respeto que esto conlleva”, expresó Sol Ceh Moo, narradora en lengua maya, primera mujer en siete ediciones en ganar el Premio en Lenguas Indígenas de América (PLIA), que se entregó en el Salón 4 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).
       Acompañada por Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura federal y quien arrancó su discurso en zapoteco, Ceh Moo reflexionó sobre la pertinencia de ser una narradora en maya en un país como México.
       “¿Será que el Premio PLIA, en efecto, pesa tanto como esto? Esta representación que tengo hoy de las comunidades indígenas, como mujer que se lleva esta distinción, como una persona que sabe el compromiso real que se obtiene al momento de desear escribir una obra que garantice la calidad y la competición de la literatura que se hace en lengua originaria y que se establece un posicionamiento en el mundo, es un compromiso verdadero”, fueron las palabras con las que arrancó su agradecimiento.
       Antes de su discurso, Ceh Moo recibió, de manos del rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Juan Manuel Durán, el diploma que la acreditaba como ganadora, y de manos de la secretaria de Cultura de Jalisco, Giovana Jaspersen, la escultura elaborada por Camilo Ramírez, que forma parte del reconocimiento.
       Toledo, en su discurso, habló de la literatura femenina y de cómo la sabiduría de la mujer era condenada por los hombres, pero se encuentra agradecida por estar al lado de Ceh Moo.
       “Me alegra estar aquí, para saludar el corazón de mujer de Sol Che Moo, te celebro gubidxa, que es la manera que tenemos de nombrar al sol, y te abrazo, hermana, abrazo tus letras, tu pensamiento, tu resistencia de mujer maya que ama la libertad. Me alegra que en este festival se desate la palabra de mis hermanas, que se abran las puertas del corazón para que se ahuyente la noche que hay en el alma, se quiebren las sombras que viven en los ojos para que desde la cabeza hasta la nalga, y desde la cara hasta la espalda, que es así como decimos en mi idioma de principio a fin, diremos con los oídos de poesía la narrativa de nosotras, las mujeres, esa palabra que tanto condenaron los hombres primitivos”, afirmó Toledo.
       El presidente del Premio, Gabriel Pacheco Salvador, resaltó las capacidades trabajadoras de los escritores en lenguas indígenas. “Este talento literario, combinado con el trabajo profesional hacen al verdadero autor indígena; de esto está hecho el autor indígena de hoy, y hay que reconocerle este doble mérito”, comentó.
       Durán, por su parte, recapituló lo que significó para el jurado y el comité de entrega del Premio el haber elegido a Ceh Moo. “Cuando tuvimos la reunión en la Secretaría de Cultura para conocer del jurado el ganador o la ganadora, nos comunicamos inmediatamente, por la vía telefónica, en altavoz para saber la impresión que había tenido de ganar el Premio PLIA 2019, en este caso Marisol Ceh Moo. Fue algo realmente muy emocionante mantener la comunicación, y lo primero que nos dimos cuenta, y nos causó una enorme satisfacción, es que fuera alguien del pueblo maya, y nos causó más satisfacción que fuera la primera mujer que ganara el Premio”, mencionó Durán Juárez. 

Fuente: FIL
Fotografía de portada: México desconocido