[El poeta Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 1925 – Managua, 01 de marzo, 2020) ha fallecido durante la tarde de este domingo. Por ello, en la sección cultural de Notimex compartimos la siguiente semblanza que reúne varios de los momentos más emblemáticos de su itinerario poético y de vida…]

De un carácter inquieto y bohemio, además de ser un sacerdote de ideas encaminadas a la liberación de los oprimidos, el poeta y promotor cultural Ernesto Cardenal nació en Granada, Nicaragua, el 20 de enero de 1925.
      El autor de Cántico cósmico y de una obra de incalculable valor, realizó sus primeros estudios en la ciudad de Managua hasta 1942, año en que se trasladó a México para estudiar literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1947 viajó a Nueva York para continuar sus estudios.
      Y fue en los años cincuenta cuando regresó a su país para participar en La Revolución de Abril de 1954 contra Anastasio Somoza. La historia del poeta fue rica en todos sentidos: estudió teología en Cuernavaca, México; fue ordenado sacerdote en Managua en 1965 y abandonó el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) durante 1994 en protesta contra la dirección de Daniel Ortega. Le brindó su apoyo moral al Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y a la Alianza Partido MRS durante las elecciones de 2006, al igual que otros destacados literatos nicaragüenses como Gioconda Belli y Sergio Ramírez Mercado, el fundador del MRS.

PREMIOS Y CASTIGOS

Ernesto Cardenal fue promovido infructuosamente, en 2005, para la obtención del Premio Nobel de Literatura. Y en julio del mismo año participó en la inauguración de Telesur —canal de televisión multiestatal de noticias con sede central en la ciudad de Caracas, Venezuela—, junto con personalidades como Danny Glover, Eduardo Galeano, Pino Solanas y Adolfo Pérez Esquivel. Ese mismo año recibió, como presidente de la Asociación para el Desarrollo de Solentiname, el Reconocimiento Internacional Foca Mediterránea: “En reconocimiento a su trayectoria personal, su compromiso personal en los conflictos de su país, Nicaragua, su extensa obra literaria y especialmente su dedicación al archipiélago de Solentiname con lo que nos ha mostrado ser una persona comprometida con su tierra y con su gente”.
      De acuerdo con sus declaraciones, significó mucho para él recibir en 2009 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Otra distinción muy apreciada fue la del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana recibida en 2012.

POR LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

Ernesto Cardenal sufrió pérdidas cuantiosas y algunos regaños públicamente. Como el que aconteció durante la visita oficial de Juan Pablo II a Nicaragua en 1983, cuando el papa lo increpó severamente ante las cámaras de televisión que transmitían a todo el mundo aquella visita, mientras el sacerdote-poeta permanecía arrodillado ante él en la misma pista del aeropuerto. El papa recriminó a Cardenal que propagara doctrinas apóstatas y formara parte del gobierno sandinista. El siguiente año, el 4 de febrero, el papa Juan Pablo II lo suspendió a divinis (esto es, retiró del ejercicio del sacerdocio a Ernesto Cardenal y a otros tres sacerdotes debido a su adscripción a la teología de la liberación).
      Hace casi un año ya, el 7 de febrero de 2019, se dio a conocer una carta del papa Francisco en la que informaba a Ernesto Cardenal del levantamiento de la suspensión a divinis impuesta por Juan Pablo II hacía 36 años.

CANTO A MÉXICO

En el periódico nicaragüense La Prensa, el periodista Fernando López informó del homenaje que le rindieron los artistas mexicanos a Ernesto Cardenal a causa de su cumpleaños 95, el cual aconteció recientemente durante el mes de enero. Se trató de 23 grabados impresos en algodón y tratados en linóleo, xilografía, serigrafía y mixtas, donde destaca la figura del poeta y su relación con México. La muestra le fue entregada a Ernesto Cardenal por los artistas mexicanos Leopoldo Morales Praxedis (Tlaxcala 1953) y el pintor y poeta Roberto Ferreyra (México 1952), ello sucedió el pasado 20 de enero en su país natal.
      Estos grabadores se han reunido en otras ocasiones con el fin de plasmar su lucha social con su arte: ahora se han congregado para realizar este trabajo con la idea de celebrar al poeta y agradecer su poemario Canto a México (Fondo de Cultura Económica), en el cual Cardenal ennobleció la mexicanidad a partir de sus orígenes con cantos sobre Nezahualcóyotl y Quetzalcóatl. Poemas en los que se conjuga la grandeza mesoamericana de manera simbólica pero también literal, con la delicadeza de las flores, logrando transmitirnos la mística poética que envuelve su obra. 
      Algunos de los artistas plásticos mexicanos que rindieron este tributo al poeta son Eduardo Juárez Garduño con el grabado Yolteotl, que significa “Corazón de Dios”; Héctor B. García Ramírez con el grabado linóleo intitulado Ernesto y Nezahualcóyotl dialogan y Francisco Plancarte Morales con la serigrafía El hombre nuevo. Esta muestra itinerante será exhibida en la Ciudad de México a partir del próximo 21 de marzo en la galería José María Velasco durante un mes, posteriormente se podrá visitar en el auditorio de Radio Educación.
      En 2007 Ernesto Cardenal vino a México y se entrevistó con el subcomandante Marcos, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. También participó en el XII Encuentro Hispanoamericano de Escritores Horas de Junio, organizado por la Universidad de Sonora, dedicado ese año al poeta nicaragüense, quien hizo una lectura de Polvo de estrellas y ofreció un recital poético —con versos tanto amorosos como combativos— en el auditorio de la Sociedad Sonorense de Historia. Cardenal en tiempos recientes era presidente honorífico de la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET).

EL ADIÓS A UN POETA  

Algunas de las obras publicadas por Cardenal son Hora HOración por Marilyn MonroeTelescopio en la noche oscuraSalmosEpigramasVersos del PluriversoEl Evangelio en SolentinamePasajero de tránsitoVida en el amor, Este mundo y otro y Cántico cósmico.
      Durante la tarde de este domingo 01 de marzo de 2020, el poeta y revolucionario Ernesto Cardenal falleció a causa de ciertos daños renales y cardiacos. Su muerte ocurrió en Managua, capital de Nicaragua, después de hallarse internado durante varios días en un hospital de dicha ciudad centroamericana.

EL CELULAR

Y a manera de homenaje al poeta revolucionario, reproducimos su poema “El celular” que en estos días gira como complemento informativo:

Hablas en tu celular
y hablas y hablas
y ríes en tu celular
sin saber cómo se hizo
y menos cómo funciona
pero qué importa eso
   lo grave es que no sabes
   como yo tampoco sabía
   que muchos mueren en el Congo
         miles y miles
         por ese celular
         mueren en el Congo
en sus montañas hay coltán
          (además de oro y diamantes)
usado para los condensadores
de los teléfonos celulares
         por el control de los minerales
         corporaciones multinacionales
         hacen esa guerra inacabable
         5 millones de muertos en 15 años
y no quieren que se sepa
                país de inmensa riqueza
                con población pobrísima
80% de las reservas mundiales
del coltán están en el Congo
yace el coltán desde hace años
tres mil millones de años
         Nokia, Motorola, Compak, Sony
         compran el coltán
         también el Pentágono y también
         la corporación del New York Times
y no quieren que se sepa
ni quieren que se pare la guerra
para seguir agarrando el coltán
niños de 7 a 10 años extraen el coltán
          porque sus pequeños cuerpos
          caben en los pequeños huecos
          por 25 centavos al día
y mueren montones de niños
por el polvo del coltán
o martillando la piedra
que les cae encima
        también The New Yor Times
        que no quiere que se sepa
        y así es que no se sabe
        ese crimen organizado
        de multinacionales
        la Biblia identifica
        justicia y verdad
y el amor y la verdad
la importancia pues de la verdad
       que nos hará libres
también la verdad del coltán
coltán dentro de tu celular
en el que hablas y hablas
       y ríes en tu celular.