María José Solano, entrega para el portal Zenda, una entrevista a la escritora y periodista hispano-uruguaya Carmen Posadas, en donde aborda algunos puntos importantes sobre su novela La leyenda de la Peregrina, editada por Espasa; una novela sobre la historia real de la perla más valiosa del mundo, un obsequio para Felipe II que acabó en el joyero de Elizabeth Taylor. 

La novela surge a raíz de una joya familiar que protagoniza «varias vidas». Primero como broche, colgante, después anillo. Y esto, también va a coincidir, agrega Posadas, con la lectura de El escarabajo de Mujica Láinez, «donde se desarrolla un poco la misma historia: un escarabajo de lapislázuli de Nefertiti que va cambiando de manos, tumbas, dedos, joyeros, vidas, lo que le sirve al escritor como excusa perfecta para contar tres mil años de historia».

Foto tomada de Zenda

El argumento, pues se centra en la perla de nombre La Peregrina. A la pregunta —¿Qué hay de histórico y qué hay de novelado en cada uno de los momentos en la azarosa vida de esta perla?, que plantea María José Solano, Carmen Posadas, responde: 

—De la perla se saben muchas cosas: su origen, pescada por un esclavo en Panamá, su primer viaje a Europa en manos de un alguacil que pretende un acercamiento nada menos que con el todopoderoso rey Felipe II… La perla, además, comienza a rodar por los escotes, tocados, cabellos, de miembros de la nobleza y aristocracia europeas que la lucen en retratos pintados por los más grandes: Antonio Moro, Juan Pantoja de la Cruz, Velázquez… Todo esto es histórico. Pero llegamos al siglo XIX, y ahí la historia cede a la leyenda, y a mí me permite novelar ese fragmento, la escena de Goya y la duquesa de Alba, por ejemplo. Además, por anteriores novelas, conozco especialmente bien ese momento y a esos personajes.

La entrevista también giró en la literatura de glamour, es decir, la literatura de Oscar Wilde, Somerset Maugham, Amor Towler, Paul Valéry, José Carlos Llop, Mauricio Wiesenthal, nombres planteados por María José Solano. Carmen Posadas está de acuerdo con este concepto, pero siempre y cuando tengan humor, «si no lo tiene es una cursilada imperdonable. Yo estoy de acuerdo con una frase de Oscar Wilde, precisamente, que dice que la mejor manera de hablar de las cosas serias es hacerlo en broma». 

A Carmen Posadas le interesa retratar a la clase alta porque cuando ella empezó a escribir era una clase no muy descrita. Cita aquí al escritor Terenci Moix, «cuando escribía Garras de visón retrataba a unas mujeres que iban todo el tiempo con pamelas gigantescas y fumaban, indolentes, con boquilla, tumbadas en un diván. Yo creo que en este país ha habido una especie de prejuicio que consistía en hablar de la clase alta riéndote de ella. Nunca lo entendí. En Inglaterra o Francia eso no es así».

Carmen Posadas advierte que el verdadero significado de glamour es “brillo falso y engañoso”, y se utilizó en un primer momento para, de manera peyorativa, describir a las actrices de Hollywood, que no eran exactamente señoras, sino estrellas con “falso brillo”, falsamente elegantes o ricas. No es fácil escribir historias que tengan que ver con el glamour. Agrega: «para cocinar una novela con glamour habría que poner sitios elegantes, estar un poco viajado, saber de geografía, de historia, de protocolo, de comidas, de hoteles, de lugares… porque para describirlos bien hay que haber estado en ellos. Todo esto puede parecer fácil o incluso innecesario. La gente piensa que el cine o los libros pueden dar la clave de este tipo de detalles, pero no es tan así. Cuando uno se sienta a escribir sobre ese mundo e intenta recrearlo con veracidad, se nota mucho cuándo la fuente es original o solo cinematográfica»


La leyenda de la Peregrina, de Carmen Posadas, la pueden encontrar en versión electrónica a través de Amazon, edición Kindle.