No es casual que el delicado libro Un cuarto ¼ (Universidad Iberoamericana Ciudad de México y Textofilia Ediciones, 2018) de Celina Dávila inicie con Granada 39 un poema que invita a recorrer las 25 habitaciones de hotel en las cuales se experimenta el amor, el erotismo, la ternura y la impaciencia entre sábanas blancas y ventanales cuya vista a veces da al mar y otras a un muro triste. Y cuando digo que no es casual, me refiero a que Granada es donde nació y murió Federico García Lorca. Las personas que lo conocían lo amaban. José Luis Cano decía de él que era “la lumbre misma”; “Él trae la felicidad”, afirmaba Vicente Alexandre; “Lorca ha sido y es faro y misterio” expresaba Pablo Neruda y Rafael Alberti decía: “cuando Federico entra en una habitación es como si se iluminara”. Así es este nuevo libro de Celina, lleno de habitaciones cuyas historias irradian luz. Granada 39 tiene un simbolismo especial para la autora, ya que hay al menos 37 lugares en el mundo con ese nombre y además es la fruta que adorna los chiles en nogada, uno de sus platillos predilectos. Aunado a esto, Rafael Alberti es uno de los personajes cuya historia se narra en una de las habitaciones.

Cada cuarto de hotel se sitúa en una ciudad, con su contexto cultural, costumbres, idioma y gastronomía. A la manera de Como agua para chocolate la también autora del poemario Araruna, nos deleita con recetas llenas de sabores que dan textura a la atmósfera de cada narración. Producto de su trabajo por diez años en un Bed and Breakfast en Nápoles, Celina Dávila utiliza las sábanas como pretexto narrativo para contar lo que ocurre en las habitaciones. Palermo 2 nos remite a Cien años de soledad cuando la autora nos dice: “vio la danza de unas sábanas blancas, las gotas y la luz encerrada en ellas hasta estrellarse contra el patio arbolado. Pensó en su evaporación”. Esta imagen nos trae de vuelta a Remedios, quien agarrada de un extremo de la sábana empezaba a elevarse en el momento en que soplaba un delicado viento de luz. El agua en todas sus manifestaciones es otro elemento que moja la trama de las historias que se cuentan en ¼: “Tendrían un tiempo astral para amarse: lo que el sol se tomara para secar la lluvia de sus tejidos”.

Los cuartos de hotel de estas historias son la Habitación propia de Virginia Woolf, donde los personajes viven sus propios miedos, angustias, placeres y deseos.

La escritora explora la película La Reina Cristina de Suecia para dar vida a Greta Garbo dentro de la habitación Estocolmo 19. En Roma 32, Dávila plantea el tema de los espejos, como hace Jeffrey Eugenides en Las vírgenes suicidas. Viajera incansable y conocedora de una gran cantidad de rincones en el mundo, en Veracruz 1 nos deleita al describir la vaina, el olor y las flores de vainilla como remedio anticonceptivo. Con un lenguaje poético y extremadamente dulce, en Losana 8 nos adentra al bosque cuyos árboles enfermos se cortan en un vecindario, al igual que en el barrio de Las vírgenes suicidas. En Barcelona 1311 de manera sutil, nos remite a la pintura de El gato de los peces rojos de Henri Matisse, quien es el personaje cuya historia biográfica-ficcional se relata en Nantes 815. En él se cuenta cómo el pintor va perdiendo el movimiento a partir de una enfermedad. Y él pinta los muros desde su cama con un pincel de mango largo. Posteriormente, cuando no puede pintar así, crea sus cut-outs con tijeras y papel de colores. En ese mismo texto la autora incluye un poema de Las flores del mal de Baudelaire.

La atmósfera que logra nos permite imaginar Matisse en ese proceso vital de decadencia en el que su mente se vuelve aún más brillante. Nos lleva a apreciar la libertad de la mente a pesar de que el cuerpo esté atrapado entre cuatro paredes. Kyoto 406 es un poema en prosa dedicado a las sábanas, que siempre deben estar lavadas y bien tendidas al sol. San Francisco 87, es una historia basada en la película Vértigo dirigida por Alfred Hitchcock. De ella, la escritora toma e imagina la voz de Vera Miles, quien narra sus sentimientos de usurpación mientras va avanzando su embarazo. Es un cuento en el que también se aborda el tema del Hombre duplicado de Saramago. Whashington 2017 aborda la migración haciendo un guiño a Un día sin mexicanos, película dirigida por Sergio Arau y a la canción Never tear us apart de Inxs. La habitación en Nueva Inglaterra S/N donde Emily Dickinson decide autoexiliarse, narra cómo al estar escribiendo en su pequeño escritorio, sus poemas se van llenando de versos que vuelan los sesos como si de una pistola cargada se tratara. En el cuarto de París 64, por medio de un juego de múltipleas voces se narra la biografía de César Vallejo. Desde la segunda persona narra su niñez; desde la primera persona, su estancia en la cárcel y la creación de Trilce y desde una tercera persona habla de su vida política. Ginebra 1 narra la historia del beso de Casablanca en el aeropuerto del mismo nombre.

Las puertas de las habitaciones de 1/4 permanecen abiertas para todo aquél que desee entrar y tener una estancia agradable.

ELENA GÓMEZ DE VALLE. Obtuvo el reconocimiento PECDA 2018 en trayectoria literaria por el proyecto de cuento infantil y juvenil Mascotas [Generación X]. Zapalinamé ganó el 1er lugar estatal de cuento infantil 2017 en el concurso del Estado de Coahuila-Fundación PAPE y participó en el proyecto de IMCINE que llega a las comunidades rurales de México. Antologada en Cartografía a Dos Voces, Estos son mis papeles, Resonancia en Acción, varias ediciones de COMUARTE México-Chile-España-EU, Proyecto Láuder, Mujeres en el país de las nubes, Villa Diodati, Resonancia en acción, Canto de Mariposas, Semillas de marzo, Libres, Bibliotecario ciego y Anzuelos. En tres ocasiones ha leído sus poemas en el Palacio de Bellas Artes. Participó en la exposición-homenaje-mural de poesía en las Universidades de Regina y de Toronto en Canadá. Algunos de sus textos están publicados online en la Revista Replicante, Blog del Seminario Amparán, Asociación Canadiense de Hispanistas, Carruaje de Pájaros, Poets Reading the news y la Revista Acequias de la Universidad Iberoamericana.