EMBRIONARIO Anclar | Magdalena Escareño

Paul Klee, 1924, acuarela y dibujo de óleo transferido sobre papel con borde de gouache gris sobre aglomerado. 42.6 x 31.4 cm. Colección Peggy Guggenheim. Venecia. Italia.


ADRENALINA COMPUESTA

Adentro, más adentro que el secreto vivo de recuerdos, cayendo desde abajo para entrar a lo profundo, en el precipicio del errar. Soledad que se persigue para verse en el espejo entre neblinas, para reconstruir lo posible o lo imposible al menos en los sueños. Ser, la equidad del ser.


AFECTUOSO ASOMBRO


Existir hacia adentro para amanecer con los ojos limpios. Y permanecer con el asombro sublime de lo desconocido. Tan nueva cada calle, tan nuevo cada árbol. Un instante es todos los instantes renovados. Partir del mismo sitio, y llegar al sitio del origen. Desde que el lenguaje se hizo carne.


ANCLAR SURGE


Si en polvo se convierte el cuerpo, el alma penetra la transparencia en los siglos que fueron y serán. Ahí, en las vértebras del tiempo, luz u oscuridad; bullicio o armonía. Distancia que acerca más o se hace prófuga. Ese hilo que deviene tejiendo o destejiendo la textura del destino.





María Magdalena Escareño Torres. (México, D.F. en 1956) Vive en Colima, Colima. Teatro Independiente Hiperestesia. Entre sus libros: Espejismos y lamentaciones, poesía emergente (2001), reimpresión en 2006; Hacia la profundidad de mi ojo, poesía intimista (2002), Diez años tras la palabra dramática, dramaturgia (2006), editados por NERFE Ediciones (Colima); Al filo de lienzo o fábulas de ayer, poesía para dos (2007) y Delirios en la sombra, narrativa breve (2007), editados por Acento editores (Guadalajara).


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.