RESEÑA Un maestro que acuna la media luna | Mauro Barea


Escribir poesía para niños no es cosa de juego. Bueno, sí. Hay quienes la viven y la transmiten como si de un juego se tratara. El libro de poesía para niños Cuna la media luna del maestro y poeta Ramón Iván Suárez Caamal es un excelente ejemplo de esto. El trabajo del maestro Suárez Caamal fue galardonado en 2013 por el Instituto Literario de Veracruz como el mejor libro ilustrado de poesía para niños en un concurso avalado por Conaculta y el INBA, y que reafirma al poeta de Calkiní (Campeche) como uno de los máximos representantes de la poesía para niños en el país. «No hay muchos poetas de este estilo, de eso me di cuenta, ahora ya va floreciendo el género, pero no como quisiéramos; la poesía para niños suele estar catalogada por debajo de la tradicional, como si fuera su hermano pequeño, pero tiene su complejidad dentro de su aparente sencillez», apunta el maestro, mientras toma la palabra y responde como le ha caracterizado siempre: con la paciencia de un hombre al que la poesía se le entrega por completo, y que no tiene reparos en seguir siendo el eterno profesor de varias generaciones, y de las que faltan. Comenta que una vez le preguntaron cómo decidió escribir poesía para niños. «Empecé a usarlo como recurso para arrullar a mi hija pequeña, y lo pude lograr encontrando mi propio niño interior».
Y, ¿cómo logra conectar uno con su niño interior?, las sabias y humildes palabras de quien compusiera la letra del himno de Quintana Roo, y hoy director de la Casa Internacional del Escritor de Bacalar responde: «salirnos del acartonamiento cotidiano, recuperar la capacidad para asombrarnos de cosas como el amanecer o atardecer, un grillo, un pájaro, la lluvia o un niño jugando, y preguntarnos cómo podríamos escribir sobre esos detalles, saliéndonos de todo lo serio y que nos ata a nuestras vidas diarias, como el trabajo».
El ilustrador, Yhazael Villegas, nos regala pasajes de la infancia a través de sus trazos y pinceladas en cada poema, que confirma la calidad del trabajo conjunto. Su trabajo se complementa en cada página del libro, presentado en una edición de pasta dura, definitivamente de colección.


La producción del maestro es vasta e incluye también libros como Un árbol florece sueños, que también pone de manifiesto que Ramón Iván está lejos de ser un escritor al que le falten las ideas: «uso el insomnio para escribir, puede ser en cualquier hora desde muy de madrugada; y si hay una idea ahí girando en mi cabeza, me paro y la apunto, si no, no puedo conciliar el sueño». Todo esto se ve reflejado en sus páginas: los bellos poemas suelen ser complejos en la sencillez que a los niños les atrae y sin duda serán referente para estas nuevas generaciones no solo del sur del país.
Si realmente uno quiere reencontrarse con el niño interior, o mostrar a sus pequeños la sensibilidad que contienen las palabras, Ramón Iván Suárez sin duda encontró la clave para ayudar a niños y adultos por igual a redescubrir la tibieza de los rayos del sol, la torpeza de la mosquita boba atrapada en una telaraña, y cómo hacerle para arrullar a un gato que tiene patas de algodón, o una cigüeña desvelada. «La literatura, la poesía, las palabras, desde muy pequeños, nos ayudan a que nuestra vida adulta sea indudablemente más feliz», finaliza el poeta.


MAURO BAREA (Cancún, 1981). Estudió la Maestría en Creación y Apreciación Literaria en el IEU Puebla. Finalista en el I Premio Hispania de Novela Histórica de Madrid y consultor del documental sobre Gonzalo Guerrero Entre dos mundos; publicado en la antología infantil Mi mejor amigo (Editorial Verbum, Madrid, 2015). Fue articulista para la Revista Pioneros, publicación historiográfica de Quintana Roo (2011-2015). Estuvo a cargo de la columna Desde Ninguna Parte para el periódico Quintana Roo Hoy, con temas culturales y sociopolíticos (2015-2016). Finalista y antologado en el Certamen Relats d' amor del Adjuntament de Constantí (Tarragona, 2017) y finalista del V Concurso de Microrrelatos del Ateneo de Mairena (Sevilla, 2017).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.