Header Ads

BLOG Sergio Briceño «La poesía es y debe ser una forma de vida» | Redacción Bitácora de vuelos



Con motivo de la publicación del libro Posturas para una cama queen size (Bitácora de vuelos ediciones/ E-Ñ), el equipo de redacción realizó una entrevista al escritor Sergio Briceño González. En ésta, el autor de Trance, reflexiona sobre la poesía, los talleres literarios, el proceso de la escritura, entre otros puntos importantes de la creación poética. 

SERGIO BRICEÑO GONZÁLEZ (Colima, 1970). En el año 2001 obtuvo el Premio Internacional de Poesía ‘Salvador Díaz Mirón’, con su obra Trance, que fue traducida al francés y publicada en la editorial Écrits des Forges. Tradujo del francés la obra La bruma y otros elementos, de Oskar W. Milosz, que fue publicada por la UNAM. En 2011 obtuvo el Premio Internacional de Poesía ‘Jaime Sabines’, por su libro Insurgencia. Tiene publicado, además de los mencionados, los libros Corazón de agua negraCatorce fuerzasElla es DiosSaetasNáqarLa hembra humana y La de los siete colores, ésta última sobre la laguna de Bacalar, en Quintana Roo. Preparó asimismo el libro Ala rosa. Muestra de mujeres poetas en Colima, publicado por el Instituto Colimense de las Mujeres. Su libro Insurgencia fue traducido al alemán como “Aufstand” y presentado en Frankfurt, Giessen, Bonn y Köln en 2012. Fue incluido en la Antología General de la Poesía Mexicana, de Juan Domingo Argüelles. Obra suya aparece en las antologías El manantial latente, de Hernán Bravo Varela y Ernesto Lumbreras, La luz que va dando nombre, dirigida por Alí Calderón y Árbol de variada luz, de Rogelio Guedea, entre otras.

LA POESÍA

Para mí la poesía es y debe ser una forma de vida. No siempre se puede lograr vivir en términos poéticos, pero cuando vemos tanta saña en las agresiones a la Naturaleza y al ser humano, lo único que nos resta pedir es que simplemente miremos hacia atrás y veamos cómo, tal y como lo escribió Frank Belknap Long: “Estamos llegando ahora a la conclusión de que los antiguos alquimistas y brujos tenían razón en un setenta y cinco por ciento, y los biólogos y los materialistas modernos están equivocados en un noventa por ciento”. Platicando con un maestro sobre el asunto, concluíamos que todo este desorden debe ser pasajero y solo prevalecerá lo que realmente valía la pena. Como la poesía. O la Poesía.

PRIMERAS LECTURAS

Yo estuve en muchos talleres literarios. Cuando publiqué por primera vez en un suplemento cultural tenía 15 años, así es que todo fue un poco rápido. Me gustó siempre lo demasiado complicado, de hecho hice mi tesis sobre Luis de Góngora, me salieron casi 300 páginas y una maestra me dijo que esa tesis le gustaba, pero para doctorado. Leía mucho con mi mamá, que tenía unos cuantos libros en una pequeña biblioteca personal. Fue ella quien me condujo en mis primeras lecturas.

QUEHACER POÉTICO Y PRIMEROS TEXTOS

En los talleres que se impartían en Casa de la Cultura nos juntábamos, discutíamos textos, luego los preparábamos y los corregíamos. Todo sucedía en un ambiente de cordialidad, incluso cuando a veces no aceptábamos las críticas. Es muy difícil vencer el ego cuando apenas empiezas. Ver que mis textos “aguantaban” para ser publicados en suplementos, me dio mucho gusto y fue como el primer estímulo para continuar. Además, me pagaban las colaboraciones. Llegué a publicar cuentos larguísimos, de tres o cuatro partes. Uno de ellos recuerdo que llevaba por título “Psychollaga”, y algunos de los intelectuales de Colima, de mayor edad que yo, lo celebraron mucho. Pero sí fue un aliciente ver mi nombre en letras de molde.

CÓMO SURGE EL MOMENTO DE LA ESCRITURA

Siempre escribo en momentos complicados, en medio de una charla, yendo en el Metro, resanando una pintura mural o manejando. Si no hay crisis no puedo escribir. Me cuesta mucho trabajo sentarme junto a una taza de café y empezar. Me inhibe mucho esta placidez pre-escritural, pre-redaccional. Tiene que haber contratiempo, urgencia, estar haciendo otra cosa. Además, las ideas me llegan cuando estoy en otra actividad, así es que no puedo hacer nada por remediarlo. Escribo diario. Lo hago casi siempre en mi libreta de notas del celular.


ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO AL LIBRO POSTURAS PARA UNA CAMA QUEEN SIZE

Fue un libro que escribí casi de un tirón, como en tres o cuatro jornadas. Originalmente giraba en torno al “coeficiente de mordida” de los jaguares. Luego cambió por un poema anecdótico y luego se convirtió en una serie de alusiones en cascada sobre instantes, situaciones, momentos, preocupaciones que en ese momento estaba yo atravesando. Me preocupaba mucho saber qué entendemos por “cursi” y cómo podíamos resumir toda esta serie de poemas sobre la guerra del narco, así es que me fui por el lado de los números, del álgebra. Al principio, el poema arranca de una manera poco común, porque habla de Zedillo, de Fox y de Salinas, después se va desdoblando en temas que me resultaban intrigantes, uno de ellos era el ejercicio, el gym. Yo iba al gimnasio en ese entonces, en la colonia Viaducto, de la Ciudad de México. Y veía a un gordo que se esforzaba mucho en terminar sus rutinas, pero no podía. Al cerrar cada ciclo o jornada del poema, surgía otra, sin encadenamiento o transición. Entonces puedes leer el texto como si estuvieras viendo la tele.

PROYECTOS ACTUALES

Estoy corrigiendo tres novelas. No voy a decir sobre qué, pero me ha costado mucho trabajo. En realidad, en estos 7 años de silencio, han ocurrido muchas cosas en mi vida y todas las he venido escribiendo, en formato de narrativa o en poesía. Una amiga poeta me decía, cuando le contaba determinadas aventuras que me tocaba vivir en estos años, que por qué no las escribía. Y yo le contestaba: ¡Pero claro que he estado escribiendo todo eso! Terminé 9 libros de poesía.

ÚLTIMO APUNTE

Agradecer a Bitácora de vuelos ediciones y a Nadia Contreras por la invitación a publicar. Además, me da un doble gusto, porque el 95 por ciento de mis lecturas, de mis libros, de mi biblioteca en general, está formada por libros digitales, e-books que se pueden descargar desde cualquier parte del planeta, algo que antes no hubiéramos imaginado. Yo me quebraba la cabeza en los años 80-90 por encontrar en las librerías de Colima o en sus bibliotecas algún libro de Emil Cioran, y ahora vemos que difícilmente puede haber “autores inconseguibles”. Tenemos muchos recursos para alejarnos de la ignorancia.

Comprar en línea
et.alcontenidos // Barnes&Noble // Gandhi // Hoebu  
Kobo // Porrúa // Amazon // iTunes // Casa del libro // Agapea // Gonvill
+600 puntos de venta

O comprar AQUÍ
Visita nuestra TIENDA EN LÍNEA

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.