Fotografía El país

Me resulta muy doloroso que a veces se olvide que de lo que estamos hablando es de algo que hemos sufrido en nuestra propia piel y que nos ha costado mucho dolor. No se puede negar la realidad. Tú puedes ser una mujer musulmana que no ha vivido ciertas situaciones y que libremente ha escogido todo pero por favor, no me niegues la realidad que yo he vivido. No me niegas la violencia, no me niegues la discriminación, no me niegues cosas muy básicas.


En ese sentido yo me siento un poco defraudada porque durante mucho tiempo pensaba que estábamos en la misma lucha y me doy cuenta de que no porque algunas de las reivindicaciones que hacemos nosotras, para mujeres que no sienten la necesidad de hacerlas, son consideradas secundarias, incluso una frivolidad. ¿Por qué no hablamos de sexualidad cuando entra en juego todo el tiempo en toda la cuestión relacionada con el Islam, la identidad, el feminismo? El feminismo islámico por ejemplo, qué es lo que dice sobre la sexualidad de la mujer, qué es lo que dice sobre la opresión de la sexualidad de la mujer, la persecución de sus cuerpos. 


Yo he leído a feministas islámicas y no he encontrado ninguna respuesta a eso. Y ese es un malestar muy importante, no es ninguna frivolidad, la libertad sexual es algo fundamental en la lucha feminista, no podemos decir que es secundario y que es incluso algo propio de Occidente que es lo que dicen los islamistas en Marruecos cada vez que se cuestionan algunas leyes.


Esta es una frase que tomo de la entrevista realizada a la escritora Najat El Hachmi, y publicada en el portal El salto, en su sección Feminismos, en octubre de 2019. La entrevista fue realizada por Sarah Babiker.

 

Najat El Hachmi (Nador, Marruecos, 1979) también ha ganado el premio la 77ª edición del premio Nadal de novela, dotado con 18.000 euros, por El lunes nos querrán, novela testimonio sobre el precio de la libertad para unas chicas que viven en un entorno opresivo, en un barrio de la periferia barcelonesa. Así lo reporta el diario La vanguardia

 

En palabras de la autora, El lunes nos querrán, «hay dos mujeres protagonistas, de familias musulmanas, a las que les toca crecer en la periferia de la periferia, en un barrio que condiciona sus vidas, lo tienen todo en contra para poder conquistar la libertad, condicionantes de procedencia, sexo y clase social. Les digo a todas esas mujeres que, en pleno siglo XXI, siguen viviendo en unas circunstancias donde la libertad está lejos, que es posible, que no hay vida digna sin libertad. Dedico la novela a las valientes que se salieron del camino recto para ser libres».

 

El Hachmi, una destacada voz de la literatura en catalán, es licenciada en Filología Árabe por la UB y conocida sobre todo a partir del ensayo autobiográfico Jo també soc catalana (2004). Su debut en la novela fue L´últim patriarca (2008), que ganó el premio Ramon Llull y fue la primera entrega de una trilogía familiar continuada en La filla estrangera (2015) y Mare de llet i mel (2018). También ha escrito la novela La caçadora de cossos (2011). Su último libro, hasta el momento, era el ensayo Sempre han parlat per nosaltres, una reflexión sobre feminismo e identidad con el trasfondo de sus orígenes marroquíes y la cultura musulmana. Toda su obra está publicada en catalán y castellano, y tiene títulos traducidos a diez lenguas distintas, entre ellas el francés.


Con información de ELSALTO Y LA VANGUARDIA