Header Ads

  • Lo nuevo

    Trayectoria del polvo | Rosario Castellanos


    I
    Me desgajé del sol (era la entraña
    perpetua de la vida)
    y me quedé lo mismo que la nube
    suspensa en el vacío.
    Como la llama lejos de la brasa,
    como cuando se rompe un continente
    y se derraman islas innumerables
    sobre la superficie renovada del mar
    que gime bajo el nombre de archipiélago.
    Como el alud que expulsa la montaña
    sacudida de ráfagas y voces.
    Rodé como el alud, como la piedra
    sonámbula de abismos
    resbalando por meses y meses en la sombra
    del universo opaco que gira en los elipses
    trazados en el vientre de espiga de la madre.
    Era entonces muy menos
    que un río desenvolviéndose
    y una flecha montada sobre el arco
    pero ya los anuncios de mi sangre
    caminaban sin tregua para alcanzar al tiempo
    y el vagido inconcreto ya clamaba
    por ocupar el viento.
    Nací en la hora misma en que nació el pecado
    y como él, fui llamada soledad.
    Gemelo es nuestro signo y no hay aguas lustrales
    capaces de borrar lo que marcaron
    los hierros encendidos en mi frente.
    Pero mi frente entonces se combaba
    huérfana de miradas y reflejos.
    Y así me alcé feliz como el que ignora
    su inevitable cárcel de ceniza
    y cuando yo decía la tierra, era la tierra
    desnuda de metáforas, infancia
    recién inaugurada.
    Y no dudé jamás de que al nombrarla
    me nombraba a mí misma
    y a mi propia sustancia.
    Yo no podía aún amar los pájaros
    porque cantaban presos y ciegos en mis venas
    y porque atravesaban el espacio
    contenido debajo de mis párpados.
    Yo no sabía quien se levantaba
    imantado de estrellas polares hacia el cielo
    ni en quién multiplicaban las yemas su promesa
    si en el árbol compacto o en mi cuerpo.
    Era el tiempo en que Dios estrenaba los verbos
    y hacía, como jugando,
    figurillas de barro con las manos:
    atmósferas azules y planetas
    no lesionados por la geografía,
    muñecos intangibles para el sueño
    que hiende como espada, separando
    en varón y mujer las costillas unánimes.
    Era el alba sin sexo.
    La edad de la inocencia y del misterio.


    II
    La adolescencia es alta como el junco.
    Su perfil se adelgaza
    para ser digno de tocar el aire.
    Y es un ebrio cristal que intenta transparencias
    y es un florecimiento inagotable
    de límites geométricos
    que dibujan las puntas trémulas de los dedos.
    La adolescencia es tensa como el junco.
    Su perfil se agudiza
    para poder acuchillar el aire.
    Es una vocación de búsqueda incesante
    hacia la luz más íntima
    que se le esquiva siempre como en un laberinto.
    El ansia equivocada
    que persigue tenaz al espejismo
    y el oído engañado por el eco.
    Es la dura tarea del que busca,
    la dicha sobrehumana del encuentro.
    La adolescencia es verde como el junco
    y su perfil se tiñe
    de todos los colores con que la invita el aire.
    La gracia amaneciendo sobre el mundo,
    el gozo sin motivo de carne que se palpa
    olorosa y reciente.
    La alegría de músculos elásticos,
    la embriaguez de la sangre
    galopando en canciones sobre el tiempo.
    La adolescencia es plena de latencias ocultas
    y raíz laboriosa como el junco.


    III
    Recuerdo: caminaba por largos corredores
    desbordantes de palmas y de espejos.
    Yo, sedienta de mí, me detenía en estatuas
    duplicando el instante fugitivo en cristales
    y luego reiniciaba mi marcha de Narciso
    ya entonces como alada
    liberación de imagen entre imágenes.
    Novedad de mi cuerpo
    que se hallaba a sí mismo en cada cosa
    y para poseerse se entregaba
    a la solicitud del universo.
    Juventud de la luz que nimbaba la tierra
    y que brotaba acaso con mis ojos.
    Yo estaba circundada por rondas de palabras.
    Subían como el humo en el espacio,
    diluían su masa, se perdían.
    Sólo quedaba —espesa corno leche bañándome—
    la que anudaba origen y destino:
    mujer, voz radical que hipnotizaba
    en la garganta de Eva y en toda sucesiva
    docilidad de miel para los besos.
    Mi esencia se vertía exaltada en la órbita
    concéntrica y total de la palabra
    y era la musical delicia de la gota
    incorporando al mar de canto sin fronteras
    su mínimo sonido de caracol vibrando.


    IV
    La fiesta cosquillea en los talones.
    Vamos todos a ella cantando y sonriendo.
    Vamos todos a ella cogidos de la mano
    como quien sale al campo a cosechar claveles.
    La ciudad se ha vestido lo mismo que una novia.
    Mirad: en cada puerta se ostenta una guirnalda,
    de par en par se rinden las ventanas
    colmándose del día y su deleite.
    La sombra juega al escondite por los patios
    escapando del rayo de sol que la persigue.
    Venimos a la fiesta cantando y sonriendo,
    danzando el pie descalzo sobre céspedes finos.
    ¿Quién eres tú que traes antifaz de belleza
    y te ciñes en túnicas de ritmo y de armonía?
    ¿El mensaje cifrado de algún ángel
    en la pluma del ave
    o en el vuelo preñado de la abeja?
    ¿Eres la Anunciación? —Me llaman Viento,
    soy el vehículo de las canciones
    y también de las hojas marchitas en otoño.
    Mi destino es girar perpetuamente
    y no sé responder.
    ¿Quien eres tú de rostro tremendo y emigmático?
    Paralizas los ojos de quienes te contemplan
    de estupor y de miedo.
    ¿Escondes el misterio de un dios o eres su cólera
    que se desencadena al infinito?
    —Mi nombre es Mar, mi movimiento es ola
    que recomienza siempre.
    Nunca salgo de mí. Soy el esclavo
    irredimible de mi propia fuerza.
    ¿Y tú que así te adornas con el iris
    y te recorren escalofríos de cascabeles?
    Yo quisiera abrazarte pero ignoro quién eres.
    —Soy quien pintarrajea la verdad
    para volverla amable
    y hace que hasta los ídolos se paren de cabeza.
    Los niños me bautizan mariposa
    y organizan cacerías para prenderme
    y cuando creen haberlo conseguido
    tienen entre sus dedos
    sólo el polen dorado de mis alas.
    Algunos hombres dicen que me desprecian
    y para denigrarme agrupan letras:
    R-i-s-a, B-u-r-l-a, I-r-o-n-í-a.
    Pero se arrastran hasta mí en tinieblas
    y les doy la mentira de mí misma.
    Los viejos me olvidaron y ya no me conocen.
    Tú, adivina quién soy, corre y alcánzame.
    Adiós, adiós,
    cantarito de arroz.
    Allá, bajo los mirtos, ¿quién es el que reposa?
    Las vides se exprimieron en sus mejillas.
    De sus cabellos se desprende un hálito
    de flores maceradas y lámparas ardiendo.
    Tiene la piel jocunda de la manzana,
    la breve plenitud del mediodía
    y el zumbador encanto de la siesta.
    —Su símbolo es eterno: pezuña y caramillo.
    En las florestas griegas
    se lanzó tras la ninfa destrenzada.
    Lo aprisionaron mitos y tabernáculos
    y es un demonio cuyo nombre nadie
    se atreve a pronunciar porque no quiere
    despertarlo en el fondo de sí mismo.
    Igual que Sansón enloquecido
    derriba las columnas que sostienen los templos.
    Su nombre es el rubor de las doncellas
    y el martillo en las sienes del mancebo.
    ¿Y tú que sin cesar cambias de signo,
    que te ocultas y asomas,
    te velas y revelas en las formas?
    ¿Eres Proteo? Debes ser divino
    para infiltrarte así entre todas las cosas.
    —Mírame bien ¿y no me reconoces?
    Sin embargo te he sido tan fiel como un espejo
    y tan irrenunciable corno tu propia sombra.
    —Es cierto, yo te vi mil veces antes.
    Ahora identifico esas cejas, los dientes,
    los hombros y la espalda
    tajando en dos mitades infinitas
    lo mismo que una lápida.
    Eres como nosotros. Anda, ven y bailemos.
    ¡Alegría!¡Alegría!
    ¡La ciudad se desposa con la noche!


    V
    ¿Qué reptil se afilaba entre la brisa?
    ¿Quá zumo destilaba la amapola
    que el vino se hizo un día de hiel entre mis labios?
    ¿Cómo fueron mis células ahondándose
    para ceder un sitio decoroso a la angustia?
    ¿Cómo creció esta fiebre de hormigas en mis pulsos?
    ¿Cómo el recto camino fue curvándose
    hasta ser un dedálico recinto?
    ¿Cómo fue Dios quedándose sordo y mudo y ausente,
    irremediablemente atrás como la aurora?
    ¿Cómo a cualquier extremo al que volviera el rostro
    me devolvía el suyo —absoluto— la nada?
    El cielo de tan pobre se encontraba desierto
    y al principio y al fin del horizonte
    se extendía el dominio del silencio.


    VI
    Aquí me quedaré llorando como el fruto
    derribado a pedradas
    de la copa del árbol y su sustento.
    Ya nunca podré amar ni aun en el sueño
    porque una voz insobornable grita
    y su grito vacía mis entrañas:
    “¡El amor es también polvo y cenizal”


    VII
    He aquí que la muerte tarda corno el olvido.
    Nos va invadiendo lenta, poro a poro.
    Es inútil correr, precipitarse,
    huir hasta inventar nuevos caminos
    y también es inútil estar quieto
    sin palpitar siquiera para que no nos oiga.
    Cada minuto es la saeta en vano
    disparada hacia ella,
    eficaz al volver contra nosotros.
    Inútil aturdirse y convocar a fiesta
    pues cuando regresamos, inevitablemente,
    alta la noche, al entreabrir la puerta
    la encontramos inmóvil esperándonos.
    Y no podemos escapar viviendo
    porque la Vida es una de sus máscaras.
    Y nada nos protege de su furia
    ni la humildad sumisa hacia su látigo
    ni la entrega violenta
    al círculo cerrado de sus brazos.


    VIII
    Padres:
    ya no desparraméis blasfemias en la tierra.
    No os dejéis embaucar por la embustera
    que exalta vuestros vientres
    para depositarles su semilla de espanto.
    Cuando os llame fecundos, arrojadle
    su mentira a la cara.
    Si os consagra inmortales os escarnece.
    Sabed que la esperanza nos traiciona
    Y que es la compañera de la muerte.
    Sabed que ambas —muerte y esperanza—
    crecen corno el parásito
    alimentado en nuestro propio cuerpo.


    IX
    Pero ¿no hemos de amarlas
    cuando así las nutrimos con nuestra sangre?
    Reverenciad su patrimonio único.
    Contemplad como las madura el tiempo.
    Alternativamente
    una se ensancha y otra palidece.


    X
    Hoy es en mí la muerte muy pequeña
    y grande la esperanza.
    Ha soportado climas estériles y rudos,
    ha atravesado nieblas y luces dolorosas
    y ha desafiado al viento.
    Ahora sabe que su ser es isla.
    Para emerger acendra primero sus cimientos
    y se ubica después sobre la espuma
    disputando su patria palmo a palmo.
    No ignora que el vacío la rodea
    y siente la amenaza del gusano.
    Pero edifica muros de arena, defendiéndose.
    Tenaz e infatigable
    elabora y destruye sus pompas de jabón
    y es la aniquiladora y creadora de un cosmos
    transfigurado y líquido.
    Trabaja con la llama.
    ¡Cuántas formas modela, cuántas formas
    duermen almacenadas en su seno!
    Les dice un día fantasmas y otro les dice juego
    pero el nombre secreto en el que se refugia
    como en la magia o en el sortilegio,
    ese nombre es el nombre impalpable de Poesía.
    No perturbéis la rosa con palabras impuras,
    no violéis su perfume ni con el pensamiento.
    Es la hora perfecta
    en que la rama en el altar florece.
    Permitid que florezca.
    Es la última pasión, la última hoguera
    crepitando en la nieve.
    Dejadla que respire.
    En sus escombros pacerá la muerte.



    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.