Header Ads

  • Lo nuevo

    POESÍA Un lindo asunto de amor | Lucas Albor Estalayo


    I
    El amor se apagó
    como un cigarro olvidado
    en el cenicero, como un disparo
    con una escopeta de aire comprimido.
    Como aquél castillo de naipes
    o la hierba multicolor o el collage
    o los guantes de lana.
    Ella pensó
    que te estabas volviendo loco
    y tenía razón, jugabas
    con los límites los atravesabas
    puntualmente,
    repudiando esos gestos cotidianos,
    fingías volver
    a la normalidad: saludar, masticar,
    besar, morder, esperar,
    actuar.

    Te habías olvidado las llaves en la taquilla
    y le gritabas al alfarero.
    Y ahora le gritas a ella, pero el amor
    se apagó, como una bombilla
    de bajo consumo, que se funde
    repentinamente.


    II
    Bukowski escribió Love is a Dog From Hell,
    pero ella te había regalado Leaves of Grass
    (firmó con su nombre
    en la contraportada.)
    Después sólo quedó Whitman, una moneda
    de 10 centavos, y una fotografía
    enmarcada, (nevaba y ella reía y tú
    la mirabas y alguien sacó la foto.)
    Congelados en aquella instantánea,
    todo podría haber ido bien, extasiado
    te la habrías pasado leyendo a Whitman
    en el metro, soñando con el cortejo
    de las golondrinas.


    III
    Simplemente se apagó, ella se fue
    o tú te marchaste.
    Cicatrices, heridas
    abiertas, aquél libro cogiendo polvo
    en la estantería. Bukowski
    tenía razón, el amor es un perro
    del infierno, pero aún guardas
    esos10 centavos, queriendo creer
    que te traerán suerte, es una
    superstición ingenua, quizás
    simplemente
    es que te resistes
    a abandonarla
    del todo.


    IV
    El punto se mantiene invariable
    y todo lo demás gira alrededor y en cualquier
    dirección. Fumando
    un poco de marihuana con los colegas
    en el barrio te desplazas ligeramente,
    pero anoche
    pagaste una habitación por horas
    en el centro de la gran ciudad
    y había miles de puntos ahí abajo,
    podías verlos moverse desde la ventana.
    Frenéticos corrían de un lado
    para otro, sin dirección aparente.
    Y lo estuvisteis haciendo
    hasta el amanecer, ocultos,
    escondidos en aquél cuartucho
    tratando de escapar al dolor
    que palpita en cada paso,
    cada paso en falso,
    llorando sin lágrimas durmiendo
    el sueño eterno
    de los benditos.
    La botella en una esquina, los condones
    bajo la cama, los cigarrillos y
    la lencería, el perfume barato
    transpirando rímel
    bajo las pestañas. La noche
    no se hizo tan larga
    como esperabas,
    y a la mañana siguiente,
    todo había acabado. El punto,
    las líneas de fuga
    trazando un retrato alegórico
    en vuestros cuerpos desnudos.
    Y volviste al barrio
    una vez más.
    Miraste sus caras fumaste
    un poco de marihuana y pensaste
    que no merecía la pena
    siquiera intentarlo.


    =
    Lucas Albor Estalayo (Madrid, 1987), licenciado en Filosofía y Máster en Estudios Avanzados en Filosofía por la UCM, con un estudio sobre el impacto de las relaciones comunitarias en la obra literaria del autor Charles Bukowski. Ha trabajado en el sector de atención a la discapacidad intelectual, en el ámbito asistencial. Ha colaborado en los discos "Jóvenes bajo presión" y "Espíritu de nuestro tiempo", del artista Elio Toffana. Posee una extensa colección de poesía, así como relatos inéditos y la novela Golondrinas muertas en la almohada, de próxima edición. Su blog: http://alamalaliteratura.blogspot.com.es 


    Imagen de dominio público o que posee licencia Creative Commons. 

    No hay comentarios

    Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.