POESÍA Diminutos centelleos del alba | Diego Salazar Vieira


JORNADAS PERPETUAS

La suerte cambia de manos constantemente
por ello imagino caleidoscopios y corsarios
en el cenit de tu contemplación;
hormigas en la sangre que presagian
la niebla colmada
en una estratagema pulcra y venérea
donde lidio con tu mezquina efigie
en las aristas límpidas de las aguas.
Los cuerpos extraviados
nunca han sido razón para ofrendar tu mano
«a todos nos va a devorar esta tierra ya herida» decías
cada vez que sucedía (¡pero nunca sucedía!)
y te enmascarabas de noche
al ver prosperar los diminutos centelleos del alba
avistando que se repetirán los días y el goce y el roce
y que la ciudad no mudará de piel.


FIESTA (Gloomy Sunday)

las calles colmadas de vello púbico
los restaurantes vacíos o atiborrados
la ciudad –como el cielo– muestra su lado más sepulcral
cuando no hay ojo que lo vigile
pues en cada esquina se abre un cuerpo
he oído que abrir un cuerpo es evaluar al mundo
y que esta fatua fiesta nunca será estática
precisamente porque nos contiene[1]

PESO
(o de la tentación de san Antonio, Salvador Dalí)
 
al Señor Fantasma

la máscara trabaja sólo con aquéllos que la niegan
                            los desiertos no mienten
por eso no existe nada desnudo en este mundo
porque avanza el sentido a través del simulacro de las últimas llamas que llamamos lluvia
porque un deseo es más magno que otro
y ángeles veneran la muerte de los hijos y a las piedras las llaman flores
de un cráneo que muchas veces ha comprendido la sangre errada
                                 contradicción física de la materia
donde siempre su propia condición y lugar dan lugar a la tentación
que llega atemporal al hombre que siempre llevamos en la huella
y el remordimiento siempre injusto renegando de los deleites
de ojos en pechos suspendidos en pedestales y obeliscos saturnales
que el animal en su pureza arruina
gratuito mirador del ojo del desierto sostén la imagen del flagelo:
            los animales por ser puros jamás serán el hombre

HIPNOSIS (Kevin Sloan)

¿Cómo se supone que el elefante
va a saber que la casa de cartas
soportará su peso
                      si nunca
                            lo ha intentado?
 

DIEGO SALAZAR VIEIRA (1994). Poeta y narrador. Cofundador del colectivo Saxofón cvbico. Participó del taller de poesía organizado por Mecánica Giratoria y dictado por Roy Sigüenza. Diversos de sus textos han aparecido en revistas y portales electrónicos tanto nacionales como del extranjero.

Ilustración | Pinterest


[1] Laura Casielles Hernández dixit.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.