Header Ads

BREVARIOS La navidad se vende | Yaazkal Ruiz


Tengo sentimientos encontrados en estas fechas. Por un lado, está la posibilidad de que las cosas mejores, en el país y en mayor medida, al interior de las familias. Que haya más dinero, que los hijos correspondan más al empeño de los padres, que los hermanos, los amigos, los vecinos y un largo etcétera. Y esto está bien. ¿Quién no quiere vivir bien y ser feliz al mismo tiempo? La mayoría de nosotros queremos éxito en la vida. Por el otro, es la cantidad de dinero extra que se gasta porque la navidad se vende.
            Los centros comerciales son un caos y por las cajas, totalmente sobrepasadas, pasan juguetes de precios estratosféricos, aparatos electrónicos, computadoras, juegos de video… Ahora los niños, en lugar de un juego recreativo, una bici, una patineta, piden un celular. Pero claro, no un celular de precio módico si no uno que implique el doble o tripe o… del salario.
            El problema es claro. En las pocas veces que visité los centros comerciales fui testigo de un par de discusiones. La tarjeta de crédito no pasó y la esposa se abalanzó sobre el esposo y el esposo se abalanzó sobre la esposa y no quedó más remedio desocupar la banda de la caja. Qué dolorosas esta escena frente a los hijos impacientes, llorando, gritando. ¿Por qué sacrificar el juego de uno y no del otro? Y por qué no planear antes cada uno de los regalos. Una pregunta básica: ¿hay dinero suficiente para comprarlos sin pasar aprietos? ¿Es necesario pedir prestado cuando los intereses de lo prestado estarán por los cielos? ¿En verdad mi hijo, mi hija, mi pareja, yo, necesito esto, eso, aquello? Echar números y planear, dos cosas que deberían ser el principio de estas fechas navideñas y de año nuevo.
            Ahora, ¿por comprar los muchos regalos, los más caros, los más grandes en comparación con los del primo, del amigo, del vecino, significa que amamos o queremos más? ¿Significa eso amor? Definitivamente no. Amor es otra cosa, una entrega de todos los días, compañía, apoyo, dedicación, saber escuchar, facilitar, etc. Estamos confundidos o ciegos. La navidad se vende definitivamente. La navidad no es navidad si no hay carteras y tarjetas vacías; la navidad no es navidad si no hay, luego de la cruda, luego del desvelo, luego del hartazón, tratamientos para curar las preocupaciones y los problemas de salud; la navidad no es navidad, sin esa larga cuesta que es el mes de enero. En fin, cada uno decide si vive estas fiestas de manera alegre o dolorosa.


YAAZKAL RUIZ. (Oaxaca, 1997). Estudia la carrera de Psicología. Es lectora de tiempo completo. En Bitácora de vuelos se estrenó como escritora. Dice que jamás publicará un libro. 

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.