POESÍA Guanábano | Ángel Iván Salcedo


Lo recuerdo ahora

mientras termina el árbol de piedra.
Pronto amanecerá.
Hoy
la luna llena
iluminó los solares
y los salineros parecían ángeles
con sus ropas blancas.
Escuché cómo
se preparaba detrás de la noche
ese gran día.
Escuché cómo
se lavan las manos
de sal y de arena.
En mi corazón sentí su decisión
y valentía.
Escucho cómo, inevitablemente
harán lo que tienen que hacer
cuando yo les de la fruta.
No sea porque escribo en la arena
y ellos me escuchan.
Porque ellos hablan yo escribo,
y cuando callan
escucho las olas.
Escucho cómo
habla con su caballo
el hombre que hasta el final se marcha.
Un poco más y el caballo contesta.
Lo escucho cómo
ve el amanecer.
Cómo
hacen tortillas con sus manos
la mujer aquella
que camina y se arquea.
Una mañana
mientras llovía
escuchamos cómo crecía la milpa;
lloré.
Los escucho
marcharse al amanecer.
Son un árbol
pero desde aquí los escucho.


Tomado del libro Los árboles arrancan su cuerpo de la sombra (Bitácora de vuelos ediciones, 2015). 

ÁNGEL IVÁN SALCEDO (Armería, Colima, 3 de septiembre de 1983). Realizó estudios de Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad de Colima, así como estudios de Dirección de Actores en la Escuela de Cine de la Universidad de Valparaíso en Chile. Obtuvo la maestría en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM titulándose con la investigación “La humanidad como un árbol en el mundo”. Es fundador de Que Brote la Semilla A. C., del Festival Internacional de Cine y Video Itinerante en Colima y del Centro Comunitario de Estudios Cinematográficos de Colima.

0 comentarios

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.

+Contenido

espacio blanco