Fotografía: INBAL

Elisa Díaz Castelo (Ciudad de México, 1986) es poeta y traductora. Con el apoyo de las becas Fulbright-comexus y Goldwater, cursó la Maestría en Creative Writing (Poetry) en la Universidad de Nueva York. Mereció el Primer lugar en el Premio Poetry International 2016; ganadora del Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal 2017; del Premio Bellas Artes de Traducción Literaria 2019; y del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2020. Poemas suyos en español aparecen en Letras Libres, Nexos, Revista de la UniversidadTierra AdentroEste País y Periódico de Poesía, entre otras publicaciones periódicas.

Antes de que regresara a su país natal, pude encontrarme con la poeta mexicana en Santiago de Compostela; donde me facilitó El reino de lo no lineal (Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes, 2020).

Elisa Díaz Castelo (Ciudad de México, 1986) me habla de su trabajo en el Café Tertulia, a un lado del Parque de la Alameda o la Herradura, como le gusta denominar a esa parte desde la que la última luz de la tarde solo llega a la Catedral. Hace un par de años escuché a quien acaba de merecer el galardón más importante de la lírica en México; fue en el Palacio de Minería. Presentó Principia (Premio Nacional de Poesía Alonso Vidal), obra que acaba de reeditarse con Liliputienses. Ya está presente, por ejemplo en Numax, bellísima librería que me muestra mientras se detiene especialmente en los trabajos de La Bella Varsovia.

Lamenta no poder cargar más libros. Está a punto de despegar entre protocolos e incertidumbre, pero confía en la ciencia como punto de partida para el lenguaje también poético. Pasando por la traducción va de la poesía al ensayo, sin perder un ápice de curiosidad por lo sonoro y la vivencia de nuevos proyectos, entre los que se encuentran la narrativa y un ejercicio plural (y yo diría que único) durante semanas, en Rianxo.

Creo que estas preguntas, breves, explican por qué ya es el momento de leer, si todavía no lo han hecho, a Elisa Díaz Castelo. Gracias por el tiempo.


Fotografía: IMER Noticias

—Ignacio Ballester Pardo (IBP): ¿Cómo te sientes?

Elisa Díaz Castelo (EDC): Pues estoy muy contenta y agradecida por haber tenido la oportunidad de asistir a la Residencia de Escritores do Proxecto Axóuxere, en Rianxo. Fue una estancia muy placentera y productiva. Pude avanzar buena parte del proyecto que realizo.

IBP: Acaba de salir El reino de lo no lineal, Premio Aguascalientes; también se ha publicado ahora Principia, en Liliputienses. Por fin en España podemos leer este primer poemario que en alguna ocasión has dicho que es el femenino de Principio y en el que, como Karen Villeda o Isabel Zapata en Tesauro o Las noches son así, respectivamente, tratas de resignificar el léxico: proponer un alfabeto, un diccionario, que dé sentido a esas palabras que hemos utilizado en femenino (o no) quizá como construcción de la identidad y genealogía. ¿Qué propones desde Principia y esas nuevas definiciones de vida, por ejemplo, en El reino de lo no lineal?

EDC: La idea con Principia era que el título tuviera dos funciones: por un lado, hacer una referencia a la Principia mathematica de Isaac Newton, que está en el epígrafe; y por otro, insisto, siempre que me preguntan, en que se debe pronunciar en español como un principio femenino. Es importante para mí porque se trata de una voz poética femenina y me gusta subrayar el elemento del género y subvertir, al menos un poco, el lenguaje establecido.

Con respecto a la segunda parte de la pregunta, a mí siempre me han fascinado los lenguajes técnicos, en especial el de la ciencia, pues muchos de sus sintagmas o términos, que en apariencia resultan áridos, conllevan sus propias promesas de sonoridad e imagen y son fértiles para la exploración poética. En mi escritura busco reapropiarme de estos lenguajes y resignificarlos.

  

IBP: Entre tus referencias has hablado de Gerardo Deniz, que nació en España y publicó en México obras que sin duda permean la poesía mexicana contemporánea. ¿Qué piensas de la poesía mexicana a propósito de tal resignificación, quizá, comparándola con la falta de atrevimiento de parte de la poesía española?

EDC: Admiro muchísimo la obra de Gerardo Deniz, especialmente por cómo utiliza las palabras médicas casi como música y con un agudo sentido del humor, que es algo que me importa en la poesía. La exploración del humor en la poesía no es tan común y considero que Deniz lo maneja con maestría. También me atraen poetas como Maricela Guerrero y el uso que hace del lenguaje médico y científico en un tono lúdico. Considero que esto es muy importante para mi propia obra: tratar a la materia verbal con una voluntad de juego. En EUA, Tracy K. Smith, en su libro Life on Mars, trata cuestiones científicas, vinculándolas a su relación con el padre, siempre con la música de David Bowie en el fondo. Mezcla todos esos elementos que en apariencia son incompatibles y crea algo totalmente novedoso. Pienso que tales son algunos de mis principales referentes.

IBP: ¿Qué importancia tiene el tiempo en el arte?

EDC: Nuestra noción del tiempo hace posible la existencia de la literatura, tal y como la concebimos hoy en día. Una de las preocupaciones principales de la literatura moderna tiene que ver con la fugacidad del tiempo y con la impermanencia y la palabra se convierte para muchos en un bastión que defiende ciertos recuerdos, aislándolos de la temporalidad.

IBP: ¿Cabe la belleza en el dolor? A propósito de los Lázaros y ese hondo personaje que consigues con Orfelia, ¿puede seguir la vida en la muerte?

EDC: Sin duda pienso que toda experiencia tiene el potencial de volverse estética. La escritura, si bien no redime las experiencias difíciles, es, al fin y al cabo, una expresión de vitalidad. En este sentido, escribir, aunque sea escribir sobre la muerte, es una forma de reafirmar la vida. 

IBP: Muchas gracias, Elisa. Por último, en esta cuestión final me pregunto si es posible describir brevemente o dar algún detalle del trabajo que llevaste a cabo durante la estancia en Rianxo.

EDC: Se trata de un proyecto colaborativo que estoy haciendo por primera vez con otro poeta y traductor, Adalber Salas Hernández. La idea es reflexionar en torno a temas que también están relacionados con la ciencia; de manera particular, con la astrofísica y con la cosmología. Sin embargo, no necesariamente todos los poemas tienen que ver con eso. A ver qué sale. Por lo pronto, tenemos una primera versión terminada y vamos a experimentar ahora con las múltiples puertas de las correcciones.


IGNACIO BALLESTER PARDO (Villena, Alicante, 1990), miembro del Centro de Estudios Literarios Iberoamericanos Mario Benedetti y del Seminario de Investigación en Poesía Mexicana Contemporánea, es autor del libro La dimensión cívica en la poesía mexicana contemporánea: herencia, tradición y renovación en la obra de Vicente Quirarte (Tirant lo Blanch / Universidad Autónoma del Estado de México, 2019). Cada domingo comparte sus líneas de investigación en el blog Poesía mexicana contemporánea.