Los pájaros se irán en pos de ti contemplando tu mirar,
extrañando que llegaste en invierno cuando no había nadie
brillando por la ventana.
Apareciste como cometa mientras la luna cuajaba.
-El viajero busca oro-
te advierto extraño
que ya es primavera
 
y
 
no hay respuesta para el amor.
De tu parte hay silencio,
me quema,
no puedo más.
Te abandono en el olvido.
 
“Amor mío”
-eso habría dicho-
porque no hay normalidad
en tanto sentir,
es como cuento borgiano y minotauros,
algo así como una araña kafkiana queriendo ser mariposa.
Mejor Saramago y nos olvidamos de haber cruzado miradas
yo ya tengo una gata para que seque mis lágrimas,
déjame ir fantasma.
 
Ojos de fuego,
si esto es amor, lo libero.
Si esto no es salud, lo mato.
Me enfrento a los miedos
y me pongo a recitar
mi poema de despedida
al que conocí y no conocí.

Imagen de Wolfgang Vogt en Pixabay

L. GABRIELA SOTO MARTÍNEZ. Tegucigalpa (1986). Estudió Trabajo Social en la UNAH y un Máster en Relaciones de Género en la Universidad de Zaragoza. Fotógrafa, ha expuesto en la Casa de Cultura de Comayagua, en OXACA, México y Venecia Italia. Participó en el 2do Festival Internacional de Occidente de Poesía femenina “Amada Libertad”, en El Salvador 2014, 2015 y Encuentro de Jóvenes escritores en Cuba, 2015. Ha participado en diferentes antologías en América Latina y medios electrónicos. Desde el 2016 hasta el 2021 se retira de las artes y las letras para dedicarse a la maternidad. Actualmente es migrante, madre soltera. Vive en Zaragoza, España.