ESCAFANDRA Ese placer que tanto deseamos (pero que ocultamos) | Blanca Vázquez

¡Ay, amor! ¡Qué mal me gobernaste! ¿Por qué un sentimiento tan dulce me trae tanto dolor, tanto deseo?Giacomo Leopardi

El erotismo ha sido causa de análisis a través de la evolución social e histórica, algunos lo reconocen e identifican, otros ni siquiera saben que existe o qué significa.  Hablar de erotismo vulnera la línea de lo correcto y lo bien visto, y aunque es una actividad humana, se le ha asignado un lugar aparte, ha sido resguardado bajo llave de conciencia, en la alcoba o en la mente, permitiéndonos así, sentirnos puros, libres e inofensivos, sin carga moral que nulifique nuestros actos.
De manera común cuando se piensa en erotismo se asocia al sexo o al amor, esto ha llevado a que se cometan errores y se piense que cuando se realiza el acto sexual hay en él erotismo. George Bataille[1] mencionaba que la actividad sexual de los hombres no es necesariamente erótica debido a que el sexo es una práctica que puede prescindir del erotismo y el erotismo puede exceptuar al sexo de sus prácticas. Disociar este binomio no es fácil; erotismo y sexualidad decía Paz[2] son reinos independientes aunque pertenecen al mismo universo vital, a un espacio que los une y al mismo tiempo los separa. El sexo no sólo lo llevamos a cabo los humanos, los animales al igual que nosotros se activan sexualmente para reproducirse. Sin embargo, nosotros hemos convertido la actividad sexual, en algunos casos, en una actividad erótica.  
El erotismo dice Octavio Paz en su libro La llama doble es “…sexualidad transfigurada: metáfora…” La morfología del cuerpo se encuentra provista de sentidos que le permiten conformar zonas erógenas que se convertirán en las partes del cuerpo que al ser estimuladas resultan más excitantes. Por ejemplo, la vista y el tacto están provistos para el erotismo, a través de ellos se generan los estímulos, pero éstos tienen que fusionarse con la imaginación y la fantasía. Esto es lo que nos diferencia del ser animal, ya que éste cubre una necesidad biológica sin reflexión, mientras que el ser humano reviste su deseo de visiones, de imágenes que brindan placer y satisfacción.
Hace unos días fui al cine a ver la cinta Cincuenta sombras más oscuras[3]. Lo primero que me sucedió es que me pidieron mi identificación para ver si era apta para entrar a verla. Por un momento me sentí halagada, ¿mis 44 años pasaban por menos 18? Me reí, reglas eran reglas. Al interior de la sala todos adultos y cuando hubo un atisbo de sentido erótico o de acto sexual, una ola de risas estallaba y chocaba entre los murmullos de qué indecente, está bien bueno, qué asquito… y más. Veía la película y pensaba que los individuos hemos sido sometidos a normas sociales que establecen el deber ser y que no es común escuchar a nuestro derredor acerca de experiencias eróticas, por el contrario, todo se esconde, se mitifica a lo individual, a lo privado. No pretendo decir que es una necesidad que todos expongamos nuestras prácticas íntimas, pero sí que es necesario que nuestra mente se libere y que piense en el sexo y el erotismo como elementos importantes y para nada vergonzosos.
Ser erótico, significa ser sensible con nuestra humanidad y con los senderos de emociones que nos envuelven porque con ello buscamos encontrar placer, el placer que como decía Foucault[4] contrae todo el cuerpo, lo crispa a veces hasta el sobresalto, haciéndolo pasar por todos los colores... todos los jadeos posibles y que produce una sobrexcitación general con gritos extraviados. Si tan sólo pudiéramos naturalizar nuestra sexualidad tendríamos menos delitos y abusos que remontan al deseo más primitivo del ser humano. De la película puedo decirles que nada intensa, al contrario de una dosis de buenos libros que sí nos pueden llevar aún más lejos si de verdad queremos sentir, sentir de a de veras.

Para leer:

*David Miklos. Dorada. (2014). México: TusQuets.
*Susane Constante. La educación sentimental de la señorita Sonia. (2013). Argentina: FCE.
*Lola Beccaria. Una mujer desnuda. (2006). Barcelona: Anagrama
*Marie Darrieussecq. Marranadas. (2007). Barcelona: Anagrama

_________
[1] George Bataille, antropólogo, escritor y pensador francés. Autor de El erotismo e Historia del ojo.
[2] Octavio Paz, escritor mexicano. Ganador del premio Nobel de Literatura. Autor de El Laberinto de la Soledad.
[3] Su título original es Fifty Shades Darker. Película dramática, romántica y erótica dirigida por James Foley y es secuela de Cincuenta sombras de Grey.
[4] Michel Foucault fue psicólogo, teórico social y filósofo francés. Autor de Historia de la Sexualidad, Vigilar y castigar, La arqueología de las cosas entre algunas de sus obras.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.