Header Ads


ESCAFANDRA El descanso del dolor | Blanca Vázquez


Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.
Viktor Frankl

A los seis años pensé que todo era hablar en “efe”, jugar a tocar puertas o pensar que algún tesoro había escondido en el último domicilio que estaba deshabitado. Creí en aquel entonces que el dolor sólo podía provenir del llamado para entrar a casa para merendar y perderme de la diversión, o bien, de la ida a la dentista (La Sra. Cuca era nuestra vecina pero también estaba al tanto de nuestras dentaduras). Pero no, el dolor vino embotellado de otra manera; un día mis papás se separaron y empezó para mí otra manera de ver la vida, me convertí en una niña adulta o en una adulta niña.
John Keats llegó a escribir ¿No ves cuán necesario es un mundo de dolores y problemas para educar nuestra Inteligencia y convertirla en Alma? No, en aquellos años no lo entendí, quería que todos los días, en todo momento hubiera felicidad y cuando me di cuenta de que la vida no era así, fue como enfrentarme a una barda, una como esas que había detrás de la casa y dónde yo contaba hasta veinte cuando jugábamos escondidas.
Vivimos en un siglo XXI hecho vorágine, donde la tecnología arrebata nuestra existencia a pesar de no desearlo, una era líquida —como ha escrito Z. Bauman— que se escapa por cualquier agujero, donde hemos renunciado a hablar de los malos momentos para mostrarnos felices, donde la enfermedad es silenciada con el afán de evadirla y donde la individualidad secuestra a más de uno con tal de sobrevivir en este espacio de concreto y de una mal llamada “modernidad”.
Llegar a vivir a Acapulco resultó no grato, a pesar de que los que lean esto pudieran creer que es una contradicción, pero no, no era turista, era una niña, luego una joven que lidiaba entre la inseguridad y el relax de las instituciones educativas. Tomé clases en una secundaria que habían reubicado donde antes había sido una cárcel o un centro de detención, así que de manera literal, mi aula había sido un espacio en donde habían estado presos algunas personas quizá por algún delito y otros por no haber cometido ninguno; esto que seguimos viviendo en todo el país.
Dolía imaginar mi vida en otro espacio, quizá en eso ayudaron los libros… y ver a Manolo todas las tardes leyendo alguna enciclopedia y comentarla conmigo y mis hermanos con el único afán de ampliar nuestra mirada. A él le gustaba ver entrar los cruceros a la Bahía de Santa Lucía desde la ventana de nuestra casa, y nos decía que entendiéramos que El dolor tiene un gran poder educativo; nos hace mejores, más misericordiosos, nos vuelve hacia nosotros mismos y nos persuade de que esta vida no es un juego, sino un deber[1], yo no coincidía con eso, pensaba el por qué tenía que sufrir carencias, muertes y hasta el abandono de mi padre, pero seguí viviendo, entre la sonrisa de mi madre y su deseo de que fuera yo cantante. Nunca lo fui.
Nuestra sociedad, en el territorio que sea, no está preparada para el dolor, esa emoción que ha dado tanto que escribir a los escritores y que ha provocado identificación con quienes les leemos. El dolor también se representa en los espacios arquitectónicos: cementerios, hospitales, psiquiátricos y orfanatos entre otros, no se encuentran cercanos a la población, muchos de ellos están sobrepoblados y otros más son construidos en aquellos espacios territoriales en donde no se les tenga tan visible; quizá tenga que ver con el temor o con la firme decisión de no pensar que dentro de ellos hay seres humanos que sufrieron o que mantienen un dolor que los arroja a una angustia constante.
Recuerdo de Guy de Maupassant La cama 29, Carta al padre de F. Kafka, La invención de la soledad de Paul Auster, La mujer temblorosa o la historia de mis nervios de Siri Hustvedt, El hombre es un gran faisán en el mundo de Herta Müller, Antígona Gonzáles de Sara Uribe, Cartucho de Nelly Campobello, Poemas del manicomio de Mondragón de Leopoldo María Panero o No es el viento el que disfrazado viene de Jesús Bartolo (escritor guerrerense)… tanto dolor en páginas y páginas, dolores diversos, tantos como hay en este mundo, palabras que no son siempre biográficas pero que arrojan el dolor cuando nosotros leemos, y es ahí creo, que nos sabemos humanos, porque tan alejados hasta de nosotros mismos ahí coincidimos que otros se duelen tanto o más que nuestro espíritu, nuestro cuerpo o nuestra mente. El dolor en muchos casos es tan inconfesable como la felicidad, cuando descansa podemos decir que se ha enfrentado al miedo de ser abandonado por sus otras emociones.

Para leer:
Viktor Frankl. El hombre en busca del sentido. Barcelona: Herder, 2004. 

__________________
[1] Mucho tiempo después investigué que esto lo había escrito un historiador italiano, Césare Cantú.

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.