Header Ads

MNIFICCIÓN Rutas migrantes a ningún lugar | Manuel Sauceverde



Para Mehdi y Ghazal


YO, MIGRANTE

Yo nací en el año de tu exilio.
Mohsen Emadi

Soy hijo de migrantes. Los padres de mis padres fueron los primeros exiliados intergalácticos. El eco en mis palabras viene de muy lejos: de un planeta llamado Tierra.


LOS PEREGRINOS

Hay peregrinos que dejan de existir para no ser prisioneros.
José Ángel Leyva

Con ayuda de sus ángeles, Yehowah y su esposa tomaron el soplo vital de su hijo y lo enraizaron dentro de Maryam. Luego de nueve meses nació nuestro redentor en un hangar de Bayt laḥm. Como en un sueño, los ángeles me advirtieron que huyéramos lejos: a un planeta situado a cuatro años luz.
            —Levántate, toma al niño y a su madre y vete —ordenaron—. Permanezcan allí hasta que nosotros te digamos.
Obedecí para salvarnos; sin embargo, me arrepiento. Aunque han pasado más de treinta y tres ciclos desde que caímos a la Tierra, todavía seguimos ocultos. He visto las atrocidades que los humanos son capaces de hacerle a otros seres vivos. Son como nosotros, pero ellos crucifican a sus semejantes.


EL ÚLTIMO ÉXODO

No tengo país
no tengo tierra,
no tengo nada.
Angelina Muñiz-Huberman

Llegar hasta aquí fue un auténtico milagro: nuestra caravana fue diezmada por el hambre, la sed y las tinieblas. Nos hicimos cosas horribles durante la travesía. Lo peor es que la tierra prometida resultó ser otro infierno. Sus amos son despiadados con nosotros. Nunca pudimos ni lograremos comunicarnos con ellos: nuestros lenguajes son incompatibles. Sin embargo, en cada una de sus muecas percibimos un odio primitivo, casi humano, hacia los desposeídos. Cuando sus dedos bífidos nos señalan es tiempo de correr por nuestras vidas.


OECONOMĬA

Pobres contra pobres, como de costumbre: la pobreza
es una manta demasiado corta, y cada cual tira para su lado.
Eduardo Galeano

Los habitantes de aquel país jamás sospecharon que nunca construimos un solo muro de contención: ellos mismos eran los ladrillos de un laberinto invisible y mutable. Aunque desconocemos de dónde salió el minotauro, nosotros les vendimos las armas para aniquilarlo. Así fue como salvamos a nuestra economía.


▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁ 
MANUEL SAUCEVERDE es Doctor en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Por un lado, ha publicado diversos artículos científicos en revistas especializadas nacionales e internacionales. Ha obtenido el Premio Internacional de Investigación “Emilio Fontela” (Universidad de Oviedo) y el Premio Internacional de Documentos de Trabajo (Banco Central de Bolivia). Por otro lado, su obra literaria aparece en diversas antologías y medios de comunicación. Ha obtenido varios premios de narrativa, poesía y música, entre los que destaca el primer lugar en el Premio de Cuento de Ciencia Ficción “Año Internacional de la Física” (UNAM). Además, es miembro del ensamble Didar, el cual divulga la Música Clásica Persa en México. Sus libros en imprenta: Entre una estrella y dos golondrinas (Poesía, Editorial Lectio) y Universos perpendiculares (Narrativa, Editorial Lectio).

No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.