Header Ads

MINIFICCIONES Estado de conservación | Ricardo Alberto Bugarín


DESTREZA

Nada se compara al modo sagaz de mover y rasgar con sus dedos, a la manera de acomodar su barbilla en el lugar preciso y el roce de su joven cabellera cuando me inclinaba para obtener la posición adecuada. Le adivinaba su intención de concentrarse, de evitar distracción alguna y ver la forma de alcanzar su mayor disfrute. Sentía la precisión con la que acercaba su varilla, el diestro arco en la mano, a la vez que la tensión era manejada con una gran maestría y toda expectación, entre nosotros, se convertía en armónica realidad. Era en ese momento en que iniciaba su partita de Bach y era como tocar el cielo con las manos. Afortunadamente, siempre se reconoció su particular destreza. Ser su instrumento ha sido mi mayor satisfacción. Ser su violín, ha sido mi mayor orgullo.


PRÁCTICAS PRIVADAS

Usted se detiene en sí mismo. Se libera por unos instantes y comienza un trayecto que va desde el cerebro reptil a los extremos subcutáneos de sus pies (no digamos hasta la punta de sus uñas porque eso está muy trillado y esto es otra cosa). Va encontrando sorpresas. Algunas le agradan, otras no. Hay momentos adiposos y otros laxos. Algunos hallazgos emocionan por su estado de conservación. Otros acongojan, pero son disimulables. Después de un tiempo prudencial de recorrido, junta todo y vuelve a colocarlo en el envoltorio original. Limpia los enseres del desayuno y, como buen hombre que es, se marcha a su trabajo.


LOS JUEGOS DEL TIEMPO

Cuando se es chico, uno se entretiene con cualquier cosa. Seguir el camino de las hormigas, raspar paredes con los dedos para comer trozos de revoque, cazar arañas con moscas o desflorar las ramas de acacia para jugar a producir nieve perfumada sobre las cabezas ajenas. Cuando se es grande, la cosa va cambiando. Uno se esfuerza en ir tolerando los kilos de más y los pelos de menos, anotando las visitas a médicos y conociendo dolores nuevos, dejando de lado algunos excesos, perdiendo el sueño más fácilmente y se comienza a hablar del tiempo, del reuma y otros escasos entretenimientos. Cuando se es viejo, solo se espera. Y la espera es larga y lo que viene parece que nuca llega. Cada generación tiene su tiempo y modo de jugar sobre el tablero. Ya tenemos todo dispuesto: dados, barajas, piezas de ajedrez, lo que deseen. Y para los impacientes, para los que todo lo quieren ya, como a pedir de boca, preparada también está la ruleta rusa.

▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁▁
RICARDO ALBERTO BUGARÍN (General Alvear, Mendoza, Argentina, 1962)Escritor, investigador, promotor cultural. Publicó Bagaje (poesía, 1981). En microficciones ha publicado: Bonsai en compota (Macedonia, Buenos Aires, 2014), Inés se turba sola (Macedonia, Buenos Aires, 2015), Benignas insanias (Sherezade, Santiago de Chile, 2016) y Ficcionario (La tinta del silencio, México, 2017). Diversas publicaciones periódicas y revistas especializadas han publicado trabajos suyos tanto en Argentina como en Ecuador, España, Italia, USA, Venezuela, Chile, México, Perú, Colombia, Bolivia y Uruguay. Textos de su libro Bonsai en compota han sido traducidos al francés y publicados por la Universidad de Poitiers (Francia).


No hay comentarios

Recordamos a nuestros lectores que todo mensaje de crítica, opinión o cuestionamiento sobre notas publicadas en la revista, debe estar firmado e identificado con su nombre completo, correo electrónico o enlace a redes sociales. NO PERMITIMOS MENSAJES ANÓNIMOS. ¡Queremos saber quién eres! Gracias.